Andy Murray: “Ha sido un largo camino hasta llegar aquí”

El británico analizó el duelo de mañana en la final de Amberes ante Wawrinka. “Será un placer volver a competir contra él, es un jugador brillante”, reconoce.

La carrera de Murray hasta la final de Amberes. Fuente: Getty
La carrera de Murray hasta la final de Amberes. Fuente: Getty

Tuvieron que pasar dos años y medio para que Andy Murray regresara a un lugar que bien conoce: una final. Mañana en el ATP 250 de Amberes le veremos pelear por un título, será la 68ª ocasión de su carrera, primera desde que lograra conquistar en Dubái en febrero de 2017. Demasiado tiempo para un hombre que lo ha pasado muy mal con las lesiones, operaciones y las dudas que todo esto arrastra. Pero en Bélgica nadie se acuerda de estos temas, solo importa el tenis y el cuadro. Es precisamente el cuadro el que le reunirá en unas horas con Stan Wawrinka, alguien ante el que se ha enfrentado en diecinueve ocasiones, por lo que ya no queda ningún secreto por resolver. Eso sí, antes de irse a descansar tocaba pasar por los micrófonos de le prensa para comentar cómo se siente antes de jugar su último partido del año.

“Me siento bien, ya sabes. Ha sido un camino muy largo hasta llegar aquí, a este punto de nuevo, resulta algo inesperado si tenemos en cuenta las condiciones en las que empecé a jugar hace unos meses. Para mí es una grata sorpresa, estoy muy feliz por volver a estar en una final”, repasaba el actual 243º del ranking nada más cerrar su victoria ante Ugo Humbert.

Efectivamente, ha sido un camino largo para un Murray que hace nueve meses salía de una operación sin saber muy bien qué le depararía el futuro. Lo que llegó fue una victoria sumando sus participaciones entre Brisbane y el Open de Australia. Tan duro fue que anunció su retirada. Pero el tiempo y el apoyo del vestuario le hizo recapacitar, se lo pensó y tomó una nueva ruta. Se intervino de nuevo la cadera para regresar en la gira de hierba, jugando dobles y, lo mejor de todo, ganando. En singles la cosa todavía no funcionaba, ni en Cincinnati, ni en Winston-Salem salieron los planes como él quería. Tampoco en el Challenger de Mallorca, Zhuhai o Beijing, aunque de estos tres torneos ya se fue ganando partidos. En Shanghái se cruzó con un Fognini iluminado, así que Amberes sería la última parada.

Ha tenido que ser aquí, en la última bala, donde Andy pise su final número 68 como profesional. Un palmarés brillante con 45 títulos a la espalda que buscará mañana dar un paso más, el paso que le permita acercarse de nuevo al top100 y, lo más importante, sentirse de nuevo competitivo. Enfrente, un hombre que conoce bien: Stan Wawrinka.

“Stan es un jugador brillante, ambos hemos disputado grandes partidos en el pasado, nos hemos enfrentado en los mejores torneos. Curiosamente, él también ha pasado por algunos problemas de lesiones y operaciones en los dos últimos años, pero no es fácil recuperar tu mejor juego y volver a situarte en los puestos de arriba. Recuerdo el partido que tuvimos en semifinales de Roland Garros 2017, en aquel encuentro fue donde comenzaron mis problemas con la cadera, fue una batalla durísima a cinco sets. Nunca me recuperé de aquello, así que es un placer volver a competir ante él en una final como ésta, sin duda es un buen plan”, definió el de Dunblane.

Será el vigésimo enfrentamiento entre ambos, con un H2H dominado 11-8 por el escocés. Lo más fantástico dela historia es ver que ambas historias están saliendo hacia delante, pese a lo mucho que han sufrido. Ninguno de los dos levanta un título desde el año 2017, así que pase lo que pase, este domingo será un día donde el campeón lucirá una sonrisa más amplia de lo habitual.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes