Jannik Sinner crece a pasos agigantados

En Italia se frotan las manos con este chico de 18 años que está impresionando a todos por su calidad. Está a una victoria de meterse entre los 100 primeros.

Jannik Sinner crece a pasos agigantados. Foto: Getty
Jannik Sinner crece a pasos agigantados. Foto: Getty

Quizá el hecho de tener arriba a varios Next Gen como Alexander Zverev, Stefanos Tsitsipas, Daniil Medvedev, Denis Shapovalov o Felix Auger-Aliassime ha hecho que no demos la importancia que merece a lo que está haciendo Jannik Sinner. En Italia ya se frotan las manos con el jugador que acaba casi de romper el cascarón, como quien dice, porque posee una calidad brutal y se está codeando con ciertos miembros de la élite con una facilidad pasmosa, casi como si lo hubiera hecho toda la vida. Ayer se metió en sus primeros cuartos de final ATP tras derrotar a todo un Gael Monfils.

Con 188 cm de altura y asesorado por Riccardo Piatti, un entrenador que ya sabe lo que es tener una joya entre sus manos y llevarla hacia la élite, Sinner posee cara de bisoño y con cuerpo aún todavía por desarrollar. El joven talento italiano es capaz de pegarle durísimo a la pelota con golpes planos capaces de desarbolar cualquier defensa y aparte de su mano, arriba en su cabeza también parece estar todo muy bien colocado para jugar con confianza en sí mismo y creer en sus posibilidades.

El ascenso de Sinner ha sido meteórico en solo un año. Ha pasado de jugar hace justo 12 meses en un Challenger de 15K en Túnez a meterse en la ronda final de un torneo ATP venciendo a un ex-top 10 como Monfils. De ser hace un año el 778º del mundo, a pelear por entrar entre los 100 mejores. En febrero ganó su primer torneo Challenger con 17 años y 6 meses, siendo el más joven desde Aliassime (16 años y 10 meses) en lograr algo así. Dijo tras conquistar aquello que en 2018 tuvo un bloqueo mental donde no podía ganarle a nadie. En cuanto empezó a ganar, se mostró imparable.

Era lógico que en Roma le dieran la opción de demostrar a la gente de Italia el proyecto de gran tenista que es y no pudo aprovechar mejor la invitación, cargándose en primera ronda a Steve Johnson, número 59 del mundo en aquella fecha. Siguió aprendiendo semana a semana y aunque estuvo cerca de pasar la qualy en Wimbledon, tuvo que ser en el US Open, donde el azar le colocó contra Wawrinka en primera ronda. Fueron cuatro intensísimos sets, donde Sinner demostró que no se arruga ni contra un tres veces campeón de Grand Slam.

La Federación italiana le otorgó a Jannik la wildcard que tenían para las ATP Next Gen Finals de Milán, por lo que se verá las caras contra otros chicos que pelearán por un título que en los dos años anteriores se llevaron Hyeon Chung y Stefanos Tsitsipas. Antes de eso, le queda todavía soñar a lo grande en Amberes y es que una victoria más le metería de lleno en el Top 100, pudiendo ya acceder de forma directa al Open de Australia. Empiecen a familiarizarse con el nombre de Jannik Sinner, porque lo empezarán a escuchar con mayor asiduidad en los próximos meses.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes