La precocidad: entre la maldición, la retirada y las lesiones

Antes que Cori Gauff, ocho jugadoras levantaron un título WTA con menos edad que 'Coco'. En una gran mayoría, sus carreras no fueron lo esperado. 

Cori Gauff. Foto:Getty
Cori Gauff. Foto:Getty

Este texto bien podría tirar del hilo y seguir cosiéndolo con ejemplos posteriores, con tenistas que lograron ser menos precoces que la protagonista central de esta entrada. Como todo el mundo del tenis ya sabe, Cori Gauff levantó, a sus 15 años, su primer título WTA, quemando así una etapa más entre su imparable ascenso al cielo del deporte. En ese camino, que está siendo fulgurante, del todo increíble, ha surgido el debate sobre su precocidad y las consecuencias que puede tener una carrera mal gestionada, llena de sobreesfuerzos.

Si bien hay que decir que los tiempos han cambiado, siendo Gauff, quien sabe, uno de los primeros ejemplos de longevidad extrema partiendo de una precocidad del mismo calibre, lo cierto es que los precedentes de extrema precocidad no le han sentado nada bien al mundo del tenis. Tal y como recoge la cuenta de tenis en twitter @OnlyRogerCanFly, hasta ocho jugadoras levantaron un título WTA con menos edad que la estadounidense Cori ‘Coco’ Gauff. Y es interesante comprobar lo que sucedió después en cada caso para entender lo que significa, a nivel físico y competitivo, con los focos alumbrando, estar expuesta a tan temprana edad.

Tracy Austin (consiguió su primer título WTA en 1977, con 14 años y 28 días)

Probablemente, la jugadora mas precoz de la historia del tenis si conjugamos determinadas hazañas (primer título WTA con 14 años, primer Grand Slam con 17, ascenso al número 1 con 18 años). Su carrera se vio castigada por lesiones de espalda crónicas, y aunque volvería en 1988 y en 1993, sin apenas éxito, se retiró con 20 años, en 1983. Su físico en formación no pudo sostener la carga, física y emocional, que produce el circuito profesional.

Kathy Rinaldi (consiguió su primer título WTA en 1981, con 14 años y 6 meses)

Profesional desde los 13 años, Rinaldi fue nombrada ‘Revelación del Año’ en 1981, cuando contaba con 14 años. Mantuvo el nivel durante varios años, conquistando títulos en 1985 y 1986 pero desde los 20 años no pasó de segunda ronda de un Grand Slam, con una lesión bastante desafortunada tras resbalar y romperse un dedo de la mano.

Jennifer Capriati (consiguió su primer título WTA en 1990, con 14 años y 6 meses)

Un caso también muy particular, pues pueden contarse dos carreras en su trayectoria. La primera, la más relacionada con sus inicios y su precocidad, tuvo lugar a principios de los años 90. Allí sumó tres semifinales de Grand Slam, con 14 y 15 años, una auténtica barbaridad. Tras varios años logrando títulos, decidió dejar el tenis, a los 17, para verse envuelta en algunos problemas (posesión de marihuana y robo en una tienda). Tras su vuelta, de un solo partido, volvió a dejar el tenis durante casi un año y medio. Volvería en 1996 y en el año 2000 y 2001, encontrando la madurez, desplegó todo su talento para levantar tres títulos de Grand Slam.

Andrea Jaeger (consiguió su primer título WTA en 1980, con 14 años y 7 meses)

Otra de las tenistas más precoces de la historia, aquejada de múltiples e interminables lesiones que finiquitaron su carrera de manera, también, prematura. Con 17 años fue doble finalista de Grand Slam. Cayendo ante Navratilova en ambas ocasiones. Tuvo que operarse hasta siete veces del hombro y se retiró con 22 años.

Mirjana Lucic (consiguió su primer título WTA en 1997, con 15 años y 1 mes)

Su caso vino sucedido por problemas personales realmente graves. Campeona de un título WTA con 15 años y semifinalista de Wimbledon en dobles junto a Martina Hingis, Mirjana comenzó a jugar cada vez menos con el paso de los años hasta el punto de dejar la práctica del tenis en 2003. Con el paso del tiempo, Lucic reconoció haber sido maltratada por su padre y no fue hasta 2010 cuando pudo regresar y alcanzar, en 2017, con 34 años, la semifinal del Open de Australia, derrotando también a Simona Halep en Roland Garros.

Nicole Vaidisova (consiguió su primer título WTA en 2004, con 15 años y 3 meses)

Semifinalista de Grand Slam con 17 años, Nicole Vaidisova se hizo profesional en 2004, y anunció su retirada en 2010, con 21 años, por diversas lesiones en su hombro derecho que requirieron cirugía. Aquejada también por una mononucleosis, la checa volvió en 2014, aunque lo hizo de manera muy breve y sin demasiado éxito.

Mónica Seles (consiguió su primer título WTA en 1989, con 15 años y 4 meses)

Mónica Seles ha inscrito su nombre en la historia del tenis por varios motivos. El primero, su asombrosa precocidad y su impresionante dominio del circuito, con una gran superioridad sobre Steffi Graf, la gran prócer del circuito en aquellos años. Ganó su primer grande con 17 años, ganando ocho ‘majors’ en cuatro temporadas. El trágico suceso en el que fue apuñalada le obligó a dejar las pistas para volver y ganar tres grandes más, retirándose en 2003, con 30 años.

Gabriela Sabatini (consiguió su primer título WTA en 1985, con 15 años y 5 meses)

Otro caso de extrema precocidad, levantando su primer título en 1985 y dejando de ganarlos en 1995, retirándose a los 26 años. Se mantuvo enormemente competitiva hasta sus últimos momentos pero acusó comenzar tan temprano. Dueña de un Grand Slam y finalista de otros dos, la más grande del tenis argentino no pudo postergar más una carrera que en sí fue prolífica y acorde a los años que normalmente duraban las carreras profesionales.

Los precedentes invitan a la cautela para quien, en un mundo profesional muy diferente, con equipos médicos y avances en preparación y prevención también contrapuestos a épocas pasadas, no deja de ser una adolescente que ya acumula un ranking suficiente como para competir con más frecuencia. Gauff, que la temporada que viene podrá sumar dos eventos (más tres wildcards) dentro de su calendario, sujeto a la edad en base a las normas de la WTA, tendrá que probar que su físico puede aguantar la carga y su cabeza toda la presión y atención de un deporte tan global como el tenis.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes