Federer: "¿Te imaginas que gano el oro olímpico? Sería una locura"

El suizo desvela en una entrevista sus aspiraciones en Tokio 2020 y cómo ha decidido finalmente acudir a una cita olímpica que le ilusiona.

Roger Federer habla de sus aspiraciones en Juegos Olímpicos Tokio 2020. Foto: gettyimages
Roger Federer habla de sus aspiraciones en Juegos Olímpicos Tokio 2020. Foto: gettyimages

Resulta admirable comprobar cómo un deportista que ha logrado ya todo lo imaginable y no tiene nada que demostrar, sigue ilusionándose con nuevos retos y desafíos. Roger Federer honra al deporte mundial con su actitud y el hecho de apostar por disputar los Juegos Olímpicos Tokio 2020 no hace sino incrementar su leyenda. Parecía difícil que el helvético pudiera prescindir de la cita olímpica que le hace entrar en el olimpo del tenis mundial, siendo el primer jugador en toda la historia que disputa cinco ediciones. Su asociación con la marca nipona Uniqlo fue percibida por el mundo del tenis como la garantía de que acudiría a la cita, pero la sobrecarga que podría producirse en su calendario generaba dudas. Finalmente, a poco menos de un año de su celebración, Roger dio el paso y explicaba en una entrevista para la CNN todos los entresijos de su decisión.

"Yo siempre he querido disputar los Juegos Olímpicos, pero necesitaba tomarme un tiempo para hablar con mi esposa y mi equipo de trabajo. Necesitaba organizar en mi mente el calendario del próximo año y encontrar un equilibrio para que todo se alineara. No sabía si podría hacerlo todo porque ya no soy el más joven y tengo que elegir mis momentos. Sin embargo, siento que puedo hacerlo, que quiero hacerlo, así que tomé la decisión ayer y consideré adecuado comunicarlo aquí, en Tokio", aseveró Roger, presente en uno de los compromisos publicitarios que están incluidos en su contrato con Uniqlo. Da la sensación de que el hecho de haberse lanzado a disputar torneos sobre tierra batida este año podía responder a una estrategia a largo plazo, a un modo de probarse a sí mismo para ver si era capaz de poder jugar más torneos que en las temporadas precedentes y probarse de cara a un 2020 que exigirá muchísimo a un hombre que cumplirá 39 años inmediatamente después de la cita olímpica.

Su primera comparecencia en una cita olímpica fue en Sidney 2000 y se saldó con derrota en semifinales ante Tommy Haas y un sorprendente tropiezo en el partido por el tercer y cuarto puesto, frente al galo Arnaud Di Pasquale. Sin embargo, Roger se llevó un buen recuerdo ya que se produjo uno de los acontecimientos más importantes de su vida: conocer a Mirka Vavrinec. En Atenas 2004 llegaba como máximo favorito pero sucumbió al tenis incisivo de Tomas Berdych, Cuatro años después, en Pekín 2008, sería James Blake su verdugo, esta vez en cuartos de final aunque se quitó la espinita ganando el oro en dobles junto a Stan Wawrinka. En Londres 2012, su gran oportunidad al jugarse sobre hierba, cayó en la gran final frente a Andy Murray. Muchos ya daban por imposible volver a ver al suizo en una cita de esta magnitud después de no poder acudir a Río de Janeiro 2016, pero Federer siente predilección por esta competición.

"Es algo completamente diferente a lo que se puede vivir en el circuito. Siento que represento a Suizo allá donde voy, pero en los Juegos Olímpicos esto adquiere un estatus superior. Soy muy popular en mi país, sé que a la gente le encantaría verme de nuevo en una cita olímpica compitiendo por una medalla. La verdad es que poder luchar por metal sería increíble. Vivo en Suiza, paso mucho tiempo allí, mis hijos van a estudiar allí, percibo a mi país como lo mejor y me emociona representarlo. Para eso no hay nada mejor que unos Juegos Olímpicos", declaró un hombre cuyo palmarés tiene el vacío de un oro olímpico en individuales, al igual que Novak Djokovic.

Cuestionado sobre si el hecho de competir en Tokio 2020 responde al anhelo de conseguir la presea dorada, Roger se muestra muy claro. "Sé que eso es lo que la gente dirá, mi presencia será explicada asegurando que lo que deseo es sumar ese éxito a mi palmarés. Yo no lo veo así del todo. Mira, te seré sincero", decía el de Basilea hablando muy directo con la entrevistadora. "No me quiero quitar presión porque sé que puedo manejarla sin problemas, pero solo quiero dar lo mejor de mí mismo y ver si puedo conseguir otra medalla. Ojalá esté sano porque me dolió mucho no poder ir a Río de Janeiro, pero ¿te imaginas que acabo ganando el oro? Sería una auténtica locura. No quiero ni pensarlo". Entrañable ver a una leyenda con esa ambición. Roger Federer acudirá a los Juegos Olímpicos Tokio 2020 con un objetivo claro que, en caso de conseguirlo, podría sacudir los cimientos del tenis mundial.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes