El gigante vuelve a ser Djokovic

Victoria del serbio ante Isner (7-5, 6-3) para avanzar hasta los cuartos de final del Masters 1000 de Shanghái. Mañana se enfrentará a Tsitsipas o Hurkacz.

Séptima victoria consecutiva para Djokovic. Fuente: Getty
Séptima victoria consecutiva para Djokovic. Fuente: Getty

Novak Djokovic volvió a dejar muy claro cuál es la candidatura más fuerte en este Masters 1000 de Shanghái. Sin apenas tiempo para el descanso tras su conquista hace una semana en Tokyo, el de Belgrado no ha perdido el tono lo más mínimo y continúa dando lecciones de tenis sobre la pista. Tanto es así que no ha perdido un solo set en sus últimos siete partidos, todos resueltos por la vía rápida. Hoy John Isner buscaba causar el terror con su servicio, pero el número 1 del mundo bloqueó cada embestida con uno de sus mejores golpes, el resto. Triunfo sobresaliente (7-5, 6-3) y billete a cuartos de final.

Ya conocen el peligro de enfrentarse a jugadores tipo Isner en el circuito, un perfil que no distingue si vienes jugando bien o vienes de cuatro primeras rondas. El estadounidense sale a pista y lo que hace es poner saques a más de 200km/h durante hora y media. Si eres capaz de restarlos, entonces tendrás tus opciones; si lo de restar no es lo tuyo puedes ir despidiéndote. Por suerte para Novak, el resto es quizá su punto más fuerte, aunque hoy no solamente estuvo acertado en ese aspecto. En todo el primer set, Djokovic solo perdió cuatro puntos con su servicio, uno de ellos con una doble falta. Inabordable. El ejercicio con el saque era perfecto, solo hacía falta esperar que el rival bajara la guardia con el suyo.

Esa circunstancia tardó en llegar, concretamente, hasta el ultimo juego del primer set. Con 6-5, el de Greensboro servía para forzar el tiebreak. No habíamos visto una sola bola de ruptura en 41 minutos de combate, pero una gota de sudor frío comenzó a caer por su larga espalda. No era una, ni dos, sino tres opciones para que Novak se anotara el parcial. Un 0-40 que el número 1 del mundo abordó con maestría a la primera oportunidad que tuvo, dando un golpe moral al partido. Su equipo de trabajo, comandado por Marian Vajda y acompañado estos días por Filip Krajinovic –su compañero en el cuadro de dobles– lo celebraba desde el palco. El tetracampeón del torneo había hecho lo más difícil, ahora tocaba mantenerlo.

O ni eso, ya que Isner sufriría el bajón anímico desde el principio del segundo set. Un despiste, por pequeño que sea, se paga el doble de caro si es Djokovic el que tienes enfrente. Que le pregunten a Roger sobre cierto 40-15. La cuestión es que el norteamericano salió un poco grogui en la reanudación y en tan solo diez minutos se encontró con un 3-0 abajo. Por muy bien que sacara, solo un milagro le salvaría de caer derrotado por séptima ocasión consecutiva ante el balcánico. Fue precisamente en ese juego donde pudimos ver la realidad de Isner, claramente resfriado y en mitad de un proceso viral. Mala suerte, aunque hoy poco había que hacer ante un hombre que cada jornada se supera. Si yo fuera Tsitsipas o Hurkacz, me iría preparando para un examen de altura.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter