Castore, la marca que Andy Murray eligió para su vuelta

Desvelamos los orígenes de la nueva marca deportiva que viste Andy Murray esta temporada, creada por dos hermanos ingleses hace cuatro años.

Andy Murray, embajador de Castore. Fuente: Getty
Andy Murray, embajador de Castore. Fuente: Getty

Quizá las emociones, su nivel en pista o simplemente el desconcierto de su situación ha hecho que pase de manera desapercibida, pero si se fijan detenidamente, podrán ver que Andy Murray no es el mismo de siempre esta temporada. No juega igual, no camina igual, ni siquiera viste igual. Después de llevar al gigante Adidas durante varios años y cambiarla más adelante por Under Amrour, marca con la que tocó el cielo profesional, ahora el escocés tiene un nuevo patrocinador principal. Se trata de Castore, una empresa inglesa que encontró en el ex número 1 del mundo el mejor reclamo posible.

Les voy a dejar unos minutos para que empiecen a buscar fotos de Andy de 2019 y, efectivamente, comprueben esas dos alitas de ángel que lleva actualmente en su ropa. Ese logo, que lleva ahí desde el Open de Australia –primer torneo que disputó esta temporada– tiene una gran historia detrás. Tom Beahon y Phil Beahon, dos hermanos ingleses que en 2015 comenzaron una aventura empresarial que hoy les ha llevado hasta uno de los mejores deportistas de su país. En 2015, cuando tan solo tenían 25 y 22 años, ambos tenían un mismo sueño: crear una nueva compañía de ropa deportiva de lujo. El problema era que no tenían ni idea de cómo hacer esa ropa y tampoco tenían contactos en la industria. Desconocían la teoría, pero aquello les apasionaba, así que fueron tocando puertas por diferentes países y la gente, inesperadamente, respondió.

Tan solo un año después, utilizando sus ahorros y algunos fondos capitales de apoyo, la primera serie de ropa Castore salía a la venta. Cuatro años después, los ingresos de la marca superan los 12.5 millones de libras, una cifra que seguirá subiendo tras la contratación de Andy Murray como gran embajador. Lo más curioso es que fue el propio Andy el que contactó con los hermanos Beahon. Al parecer, su entrenador había comenzado a vestir la marca y a él le gustó bastante, por lo que movió ficha antes que nadie. Tanto le gustó que, tras unas reuniones, Castore le convirtió en su proveedor oficial, además de hacerle accionista del negocio. Un auténtico privilegio para una compañía tan joven.

“Andy quiere ser parte de este viaje, ayudando a diseñar ropa de rendimiento para la próxima generación de tenistas que también quieran vestir la marca dentro de la pista. Queremos que la gente compre nuestra historia, la historia de Castore. La clave para cualquier marca pequeña es una ambiciosa trayectoria de crecimiento y su exposición al público, por eso es bueno haber firmado acuerdos de patrocinio con un perfil tan alto como Andy. Cualquiera pueda entrar y sentir nuestro producto, hablar con nuestro equipo y aprender más acerca de quiénes somos”, comentan los hermanos en un espléndido reportaje elaborado por la BBC.

Es la historia de dos hermanos nacidos en Liverpool, pero trasladados a Londres por negocios. Cientos de días dándole vueltas a una idea, reuniendo respuestas y peticiones acerca de lo que la gente buscaba en una marca de ropa deportiva, hasta que aquella locura se convertía en realidad en 2016. Hoy la compañía tiene casi todas sus ventas en el mercado online, aunque ya está confirmada la apertura de la primera tienda física a finales de año en la capital del Reino Unido. No será la última, aunque los 28 empleados de Castore seguirán teniendo su base de operaciones en Liverpool.

“Para nosotros es importante crear empleo y pagar nuestras facturas en el lugar donde crecimos”, subrayan una vez más los hermanos, quienes no olvidan los orígenes y esencia de su marca, impulsada para el mundo entero pero cocinada a fuego lento desde UK. “Gracias a las redes sociales el alcance es cada vez mayor, muchos fans de perfil alto pueden generar conciencia con la marca y, por lo tanto, generar ventas online”, añaden con el pronóstico de alcanzar los $208 mil millones de ventas en el año 2025, números que les harán crecer y generar nuevos productos. Como por ejemplo, abrir una línea de ropa para mujer, su próximo objetivo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter