Fognini vence a Murray en un partido apoteósico

Triunfo en tres mangas del italiano después de haber restado dos veces para mantenerse en el partido, ante un Murray que jugó a un nivel sobresaliente.

Fabio Fognini en Shanghai 2019. Foto: gettyimages
Fabio Fognini en Shanghai 2019. Foto: gettyimages

Era la auténtica prueba de fuego, el asalto que determinaría si Andy Murray está listo para competir contra los mejores e incluso luchar por títulos a corto plazo o si las señales positivas de las últimas semanas son más escaramuzas del proceso que tramos avanzados del mismo. Independientemente del resultado, lo visto en la pista deja una conclusión evidente: el británico ha vuelto para luchar por la gloria. Un competidor de su envergadura no retorna para pasearse por las pistas y la actitud ambiciosa y autoexigente de la que está haciendo gala son las pruebas fehacientes de que se ve preparado para el asalto a elevadas cotas de éxito. Su duelo ante Fabio Fognini en la segunda ronda del ATP Masters 1000 Shanghái 2019 ha sido uno de los partidos más destacados de las últimas semanas y se ha saldado con triunfo para el escocés por 7-6 (4) 2-6 7-6 (2)

La igualdad fue máxima desde el inicio del partido. Ambos jugadores parecían más cómodos al resto que al servicio y alternaban los destellos de brillantez con una notable falta de consistencia y solidez. Cómodos al contraataque, ninguno de los dos era capaz de encadenar juegos consecutivos en el primer set imponiendo su estilo y después de un intercambio de breaks y pérdida de ventaja por parte del británico, se llegó a un tiebreak en el que la tensión se podía cortar con el filo de un cuchillo. Andy parecía perdido en soliloquios pesimistas cada vez que perdía puntos y si bien es cierto que eso parece motivarle y se antoja buena noticia porque significa que se ve listo para jugar bien, su concentración se puede resentir cuando se ve las caras con jugadores tan talentosos como es el italiano. Fabio estuvo más preciso y adquirió ventaja de un set arriba.

Todo cambió en la segunda manga, donde la bajada de adrenalina tras su triunfo parcial se hizo notar. Se paró algo de piernas y dejó entrar en el partido a un Murray que siguió incrementando su agresividad y mostrándose muy preciso desde el fondo de pista. Andy abrió hueco y terminó venciendo con comodidad en una segunda manga que sacó lo peor del italiano. Pero eso no iba a quedar así. En el tercer parcial la batalla fue sin cuartel. Ambos jugadores se medían con la mirada, se dejaban la piel en cada punto e incluso intercambiaban algunas palabras no exentas de polémica. El "pique" era evidente y en esos terrenos ambos son capaces de desplegar su mejor rendimiento.

Murray parecía llevar la manija del partido, sacando adelante sus turnos de saque con suficiencia e incomodando sobremanera a un Fabio más ordenado tácticamente de lo normal. El italiano no perdía la cara al partido, mantenía el pulso con brotes de genialidad y se quejaba constantemente del comportamiento de su rival, llegando a hacer el gesto de llorón mirándole fijamente. Nada perturbó a un Andy muy determinado para buscar un triunfo que podía ser un punto de inflexión.

Hizo break en el noveno juego, pero reaccionó el italiano. Volvió a mostrarse superior al resto el británico en el undécimo juego, después de una acción antideportiva del italiano gritando cuando estaba golpeando en la red Murray que desató la furia de éste y una curiosa discusión entre ambos. Una vez más pudo Fognini revertir la tendencia y llevar el partido a un tiebreak decisivo donde fue muy superior. Andy Murray acusó el desgaste mental que supone haber sacado dos veces para ganar el partido y hacerlo sin éxito, y vio cómo el italiano redondeaba el triunfo con suficiencia. Final cruel para el británico, que ha demostrado ser capaz de desplegar un gran tenis, mientras que Fabio Fognini sigue su camino en el ATP Masters 1000 Shanghái 2019.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes