Djokovic saca su versión más solvente para vencer a Soeda

El serbio neutralizó el buen rendimiento de su rival y cerró en dos mangas haciendo gala de buenas sensaciones en la pista.

Novak Djokovic en Tokio 2019 ante Go Soeda. Foto: gettyimages
Novak Djokovic en Tokio 2019 ante Go Soeda. Foto: gettyimages

La victoria como única forma de vida. En esas aguas se mueve un ganador nato como Novak Djokovic, capaz de sacar adelante partidos en los que parece no despeinarse y cuyo resultado parece ya escrito de antemano. Es tal la sensación de seguridad que transmite que hasta el propio rival parece dar por sentado que haga lo que haga, el resultado será el mismo. Ser superior a alguien sobre el papel no es garantía de nada, pero Djokovic se afana en demostrarlo con un aura ganadora que no entiende de molestias físicas ni de categoría de torneos. Go Soeda propuso muchas cosas, alentado por la motivación de dar una buena imagen ante su público, y puede irse satisfecho con el partido realizado. El serbio está ya en cuartos de final del ATP 500 Rakuten Open Tokio 2019 después de ganar por 6-3 7-5.

Adam Smith explicó el sistema económico mundial haciendo mención a una mano invisible que todo lo dirigía. Pues bien, los triunfos de Djokovic ante rivales de esta entidad parecen estar imbuidos por esa mano que le hace sacar su mejor nivel justo en los momentos precisos y ganar aquellos juegos que parecen marcados a fuego en su mente. Soeda planteó un partido valiente desde el inicio, siendo agresivo y consciente de que iba a necesitar muchas cosas para poder competir de tú a tú. Lo logró hasta que el serbio se cansó de ver el marcador igualado y encadenó cuatro juegos consecutivos en el primer set. Del 2-3 para el japonés al 6-3 en favor de un Novak que ni siquiera hizo grandes esfuerzos para abrir esta brecha.

Ni un atisbo de dolor o pesadez de piernas se vio en el juego de Djokovic, encantado del ritmo que le estaba dando un Soeda muy meritorio. El japonés, lejos de rendirse a la evidencia, cambió su esquema de juego subiendo constantemente a la red y abriendo ángulos al balcánico. Relajado pero con una intensidad media, Novak conseguía jugar cómodo al saque e ir calentando motores para cuando llegara el momento de apretar los dientes al resto. Decidió hacerlo en el octavo juego del segundo parcial, momento propicio para dar un zarpazo y disponerse a sacar para cerrar el partido. Se relajó bastante, viéndose con 15-40 en el marcador y ahí el guion preestablecido se rompió.

Soeda volvió al partido cuando ya parecía fuera de él y siguió batallando. Salvó hasta tres bolas de partido el japonés, con una actitud encomiable y un nivel de tenis muy por encima del habitual en él. Novak daba los primeros síntomas de enfado al ver alterado el orden racional de las cosas. Consiguió cerrar el encuentro antes de necesitar llegar al tiebreak y se mostró realmente satisfecho de cerrar un encuentro que se le podría haber complicado más. Novak Djokovic mira con optimismo su progresión en el ATP 500 Rakuten Open Tokio 2019. Su siguiente rival será el ganador del duelo entre Pouille y Nishioka.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes