La curiosa premonición de Serena sobre su retirada que no se ha cumplido

Hace algo más de nueve años, en 2010, cuando Serena Williams ganaba su cuarto título de Wimbledon, un periodista le preguntaba en rueda de prensa si existía la posibilidad de que la viéramos jugar a los 38 años. En aquel entonces, faltaban dos meses para que la tenista de Michigan cumpliera 29. La menor de las Williams, en tono socarrón, contestó lo siguiente: "¿38?... Si sigo jugando a esa edad, quiero que personalmente me saques de ahí y me acompañes fuera de la pista. No hay necesidad ninguna de que siga ahí a los 38 años". Como tenista es un prodigio, pero la futurología no es lo suyo, definitivamente.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes