Sabalenka: “Tenía miedo de no poder defender el título”

La bielorrusa confesó el alivio tras revalidar su título en Wuhan en un año muy complicado. “Mi problema ha sido pensar en todos los puntos que tenía que defender”.

Aryna Sabalenka posa con su segunda corona en Wuhan. Fuente: Getty
Aryna Sabalenka posa con su segunda corona en Wuhan. Fuente: Getty

Por primera vez el torneo de Wuhan vio cómo una jugadora repetía jugada en la última ronda. Aryna Sabalenka, campeona en 2018, volvía a encontrar el camino del éxito doce meses más tarde, revalidando el título y dándose un baño balsámico después de muchos meses de dudas y fantasmas. La victoria sobre Alison Riske tampoco fue fácil y, aunque no le sirva para volver al top10, puede revelarse como un punto de inflexión vital para comenzar a construir un regreso mucho más fuerte la temporada que viene.

“No me puedo creer que haya defendido este título, ni siquiera imaginé que sería capaz de ganarlo alguna vez”, subrayó Aryna en declaraciones recogidas por la WTA. “En este momento estoy muy feliz, de verdad, no puedo creer lo que ha sucedido. Ganar esta semana significa mucho para mí, ha sido un año muy duro para todos, realmente tenía miedo de no poder defender el título”, insitió la actual número 14 del ranking femenino.

Eso sí, tuvo que sudar bien en la final para confirmar que China es un lugar especial, un escenario donde se encuentra cómoda. Tres de sus cuatro títulos como profesional acontecieron allí, por lo que ni mucho menos estaba todo perdido cuando vio que Riske forzaba el parcial definitivo. “Ella jugó muy bien, es una gran competidora, una gran luchadora, ya sabía que iba a ser un partido difícil. En el tercer set salí concienciada de dónde estaba, en una gran final, tenía que hacer todo lo posible para ganar, darlo todo. Era el último partido, debía dar lo mejor de mí. Empecé a centrarme en mi juego, concentrándome en cada punto, eso me ayudo mucho a recuperar el foco del partido”, recuerda la campeona de 21 años.

En ese triunfo, destaca una cifra por encima del resto: 18 saques directos. Un buen pilar sobre el que apoyarse en momentos de máxima tensión. “El servicio ha sido uno de los factores más importantes, veía que ella estaba siendo superior desde la línea de fondo, estaba jugando realmente bien. Hubo ocasiones donde el saque me salvó mucho, sobre todo psicológicamente. Ella me iba a proponer intercambios más largos, a menos que yo conectara un saque directo, entonces no”, resuelve la de Minsk. “El servicio es clave, es una de mis mejores armas, cada vez que metía un ace sonreía por dentro. Al mismo tiempo, también hice un par de dobles faltas, aunque con los 18 saques directos compensa”.

Por último, Sabalenka dejó constancia de un motivo fundamental para explicar una temporada tan irregular. Llamada a ser una de las referentes del circuito a corto plazo, la bielorrusa vio cómo su nombre salía del top10 por falta de resultados. Pero el agujero estaba en otro lugar. “Ya estaba pensando en cómo defender mis puntos a principios de año, creo que ese ha sido mi gran problema. Por eso no he podido funcionar tan bien como esperaba, no era capaz de jugar bien, en realidad no podía luchar. Finalmente ha sucedido, he defendido el título, nunca lo hubiera imaginado. Ahora mismo acumulo muchos pensamientos en mi cabeza, estoy muy agradecido a mi equipo por cómo han estado conmigo”, concluye.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes