Medvedev: "Mi objetivo en la pista es hacer lo que más incomode el juego del rival"

El ruso desvela sus miedos después del éxito en Nueva York acerca de cómo manejar la presión mediática y habla de su enfoque en la pista.

Daniil Medvedev habla de su filosofía de vida. Foto: gettyimages
Daniil Medvedev habla de su filosofía de vida. Foto: gettyimages

Comenzó siendo una sorpresa, un outsider que generaba más indeferencia que pasión, con un estilo de juego peculiar y poco vistoso y un comportamiento en la pista que le había situado años atrás en el disparadero por sus malas formas. Sus éxitos y, sobre todo, la forma de conseguirlos han ido haciendo variar esa percepción. Daniil Medvedev fue percibido como un auténtico ciclón tras su gira veraniega, se le calificó como la gran alternativa al poder establecido aunque tuviera un juego robótico y falto de carisma, y tras su demostración de fuerza mental, buen tenis e inteligencia en la final del US Open 2019, ya es visto con otros ojos. Los que se mostraban escépticos con su estilo ahora se declaran asombrados ante la capacidad de este hombre para prolongar una racha victoriosa astronómica y hacerlo con un aplomo que mete miedo a los rivales. Su título en San Petersburgo no es uno más de categoría ATP 250, sino que se erige en la clara muestra de que la resaca del éxito no entra en los planes del ruso.

"Debo reconocer que antes de empezar el torneo de San Petersburgo se cruzaban por mi mente varias preguntas. ¿Podré seguir jugando a este nivel? ¿Sabré manejar la atención mediática? He demostrado a todos que estoy capacitado para ello y que puedo seguir desplegando mi mejor tenis", señala el ruso en un artículo publicado por Reem Abulleil. "Puedo asegurar que es cierto eso que se dice de que lo más difícil no es llegar a la cima sino mantenerse en ella. Entiendo lo importante que es seguir entrenando con la misma intensidad y dureza. Veo imposible asentarse en el tenis en cualquier posición. Es un mundo dinámico y si bajas un ápice la intensidad vas a fracasar. Debes explorar tus límites continuamente, incluso si eso no tiene repercusión en el ranking. Simplemente tienes que buscar ser mejor deportista cada día", argumentó.

Su hazaña en la gira estival estadounidense sobre pista dura desafía grandes hazañas históricas. Tan solo dos hombres en la Era Open habían sido capaces de ser finalistas en Washington, Canadá, Cincinnati y US Open en el mismo año. Fueron Ivan Lendl y André Agassi. Eso da una idea de la tremenda dificultad que tiene lo que ha conseguido un Medvedev que quiere dar continuidad a sus magníficas sensaciones y que reconoce haber mejorado mucho su capacidad de sacrificio en los últimos tiempos. "Me gustaría decir que he sido una persona muy sacrificada y generosa en el esfuerzo desde los 6 años, por ejemplo, pero no es así. La verdad es que cuando he trabajado realmente duro ha sido en los últimos dos años y medio", comentó antes de hacer referencia a la importancia de adquirir experiencia.

"Mi primer año como profesional apenas gané partidos, encadenaba derrotas en todos los torneos importantes y todo lo extraje de esas decepciones ha sido determinante para alcanzar el nivel actual", afirmó. Después de perder en semifinales del torneo de San Petersburgo contra el ruso, Egar Gerasimov definió a Daniil de una manera muy gráfica. "Es como un pulpo, te agarra y no te deja zafarte de su tenis", aseveró el bielorrusa. Cuestionado por ello, Daniil Medvedev hace una afirmación tan simple como magistral. "Es cierto. Mi máximo objetivo en la pista es tratar de hacer todo aquello que pueda incomodar el juego del rival". Poco más que decir ante una mente prodigiosa como esta.

Comentarios recientes