Rosa Vicens: “Toni nos entrena igual que entrenaba a Rafa”

Entrevistamos a una de las jugadoras referentes de la Rafa Nadal Academy by Movistar, presente esta semana en el torneo BBVA Open Ciudad de Valencia.

Rosa Vicens en el Club de Tenis Valencia. Fuente: Fernando Murciego
Rosa Vicens en el Club de Tenis Valencia. Fuente: Fernando Murciego

Todas las derrotas son dolorosas, sobre todo aquellas que son casi victorias. Rosa Vicens (Mallorca, 2000) no pudo cruzar este miércoles la primera ronda del BBVA Open Ciudad de Valencia y, pese a ello, la valoración de su torneo es muy positiva. A sus 19 años y todavía fuera de las 450 mejores, la tenista balear superaba la fase previa accediendo por segunda vez al cuadro final de un W60K. Allí se encontró con Allie Kiick, cinco años mayor y ya dentro de las 170 mejores. “Se me escapó”, confiesa la jugadora a Punto de Break minutos después del encuentro (6-7, 6-4, 6-2). Antes de poner rumbo a su próximo torneo, Rosa nos habla de su evolución, sus inicios y su presente en la Academia de Rafa Nadal.

Lo has tenido…

Ha sido un partido muy igualado, iba 7-6, 4-3 y 40-15 arriba…

¿Y qué pasó?

La rival me ha hecho dos dejadas y no he podido hacer nada. Ella se ha agarrado y yo no he sabido ganarlo. En el tercer set ella ha puesto una marcha más y yo la he bajado. Me ha empezado a jugar más al revés, me estaba moviendo, hasta que al final he perdido 6-2. Ese último set no refleja bien lo que ha pasado.

Tu rival era la 162 del mundo y venía de jugar este año los cuatro Grand Slams. Era un reto importante.

Iba muy motivada, la presión en teoría la tenía ella. He tenido oportunidades para ganar el partido, me he visto con opciones, pero he intentado jugar lo mejor que he podido. Se ha escapado, una lástima.

La tuviste contra las cuerdas, algo te llevas.

Por esa parte estoy contenta, noto que mi nivel está creciendo, pero por otra parte sé que era una oportunidad importante para mí. Es un W60K, había pasado la previa y lo he tenido en esta primera ronda. Podría haber hecho un gran torneo. Además era una rival muy dura, ganarle me hubiera dado mucha confianza.

Hace dos años estabas 800 del ranking. Hace un año estabas 600. Ahora mismo estás 400 largos.

Poco a poco voy subiendo el nivel y bajando de ranking, estoy trabajando bastante duro y por eso salen las cosas, si no es imposible.

¿Obsesionan mucho los números a estas edades?

Gusta ver cómo bajas poco a poco el ranking. Luego también motiva jugar contra chicas como la de hoy, que están 160, y ver que les puedes ganar. Da mucha confianza.

¿Notas que cada vez se habla más de ti?

Bueno, más o menos (risas). Antes no me preguntaban tanto, ahora viene de vez en cuando la televisión, hago alguna entrevista… pero no me siento presionada, sé que el tenis es así. Al principio sí que hay que ir con algo de cuidado, si empiezas a salir muy joven y no sabes gestionarlo… entonces sí te puede perjudicar. Yo de momento lo estoy sabiendo llevar.

¿Cómo empieza tu historia con el tenis?

Con dos años ya tenía una raqueta en la mano, pero todavía era muy pequeña, así que mi madre decidió esperar a que tuviera cuatros años y medio. Ahí me apuntaron a jugar, pero no empecé a competir hasta los nueve. Hice subcampeona de Baleares con una wildcard. Mis padres vieron que no jugaba mal y apostaron por aumentar las horas de entrenamiento en pista. Seguí ganando títulos hasta que llegué a la Federación Balear de Tenis, donde mejoré mucho mi juego y seguí ganando torneos. Lo último ha sido llegar a la Academia de Rafa Nadal.

Qué bien se trabaja el tenis en esa Isla…

Yo en realidad empecé en Palmanyola, un pueblecito donde iba a entrenar lunes, miércoles y viernes. Dos horas al día, no mucho más. Ahí veía que ya me gustaba mucho competir, pero no trabajaba tan duro como ahora. En los últimos años ya se ha empezado a poner todo muy duro.

Trabajo duro pero con premio. Este año, tus dos primeros títulos. ¡Ambos en Túnez!

Creo que era la tierra, una pista lenta, la bola saltaba mucho y me sentía a gusto. Ya había jugado muy bien el primer torneo, pero el hecho de haberlo ganado me dio mucha confianza cuando fui a jugar el segundo. Ahora ya he pasado a jugar torneos 25K, así que espero no tener que volver a los 15K (risas).

Bueno, la pregunta del millón. ¿Cómo es la Rafa Nadal Academy por dentro?

Aquello es muy grande, incluso estuve un tiempo viviendo allí. Es todo muy bonito, inmenso, pistas de todo tipo, varios gimnasios, lugares para socios, hotel… es increíble estar allí.

Toni (Nadal) siempre habla muy bien de ti.

Toni siempre está por allí, pero también Marc Górriz, Nuno Marques, mi entrenador, Manu, etc. Sí es verdad que Toni está muy pendiente de mí, da mucha caña, es un entrenador muy duro.

¿Y te gusta esa dureza?

Sí. Con él siento que los entrenamientos son muy duros pero también que he trabajado mucho, le gusta que todo sea muy intenso, tocar mucha bola, sudar, beber poco agua… pero luego voy a un partido y se nota.

¿Y con Rafa?

Me saluda cuando me ve, me ha dado la enhorabuena cuando me han ido bien las cosas. Él sabe más o menos cómo va mi trayectoria y si voy mejorando.

¿Cómo es entrenar con Toni Nadal?

Toni intenta que todos entrenemos como él entrenaba a Rafa, de ahí que los entrenamientos sean tan duros. Siempre nos pone ejemplos de Rafa, así que supongo que intenta hacer lo mismo con nosotros.

Pero eso es peligroso, Rafa solo hay uno.

Sobre todo porque el tenis masculino es muy diferente al tenis femenino, en ese aspecto hay que ir con un poco de cuidado. Yo en ese aspecto no me considero una chica muy delicada, estoy encantada con que me den caña. Dar caña es mejorar, está claro que hay que ir con cuidado porque no todo el mundo es Rafa, pero hay que copiar cosas. Cómo entrena, cómo piensa, esa mentalidad positiva que tiene, nunca tira la raqueta, todas esas cosas son muy buenas.

¿Cómo es Rosa Vicens en pista?

Mi juego se basa en intentar tocar las máximas derechas que pueda, con el drive hago mucho daño. Me gusta mucho mover a la rival, tirar liftado cuando toca, también plano si toca. En definitiva, coger mi derecha agresiva. Más o menos el estilo español de siempre, no suelo jugar muy plano, soy más de liftado y eso en el tenis femenino es un poco raro y a veces molesta.

¿Alguna referente?

Kuznetsova me gusta mucho. Juega diferente al resto.

¿Qué sentiste la primera vez que cogiste una raqueta?

Pasión. Sentí muchísimas ganas de jugar, de entrenar, me encantaba aquello. Solo quería disfrutar.

¿Un torneo por conquistar?

Roland Garros, sin duda.

Dime lo peor de ser tenista.

Hay que sacrificarse mucho, pero a mí me gusta. Ahora mismo estoy aquí sola, mi familia está en Mallorca, no es fácil. Luego hay otras cosas, por ejemplo, puedes ganar un torneo y te sientes súper bien, pero la semana siguiente tienes otro torneo y pierdes en primera, entonces piensas: ¿Tan buena la semana pasada y ahora tan mala? Es complicado, pero el tenis siempre te pone en tu sitio, aunque es duro.

¿Y los estudios?

Estoy en la selectividad, pero la carrera todavía no. De momento estoy estudiando para sacarme el carné de coche. Ahora mismo estoy apostando por el tenis, he dejado un poco de lado los estudios, pero en un futuro me gustaría empezar a estudiar algo. De momento, a tope con el tenis.

¿Qué otros nombres de tu generación debería apuntarme?

Está Paula Arias, que siempre ha sido la número uno de mi edad. También Lucía Cortez o Ana Lantigua. Luego hay mucha gente que se ha ido a Estados Unidos.

¿Dónde te ves de aquí a cinco años?

Me veo jugando Roland Garros y espero que dando mi máximo nivel. Si juego a mi máximo creo que puedo estar arriba, sin límites.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes