Barty: "Ser número 1 no me quita el sueño pero lo voy a intentar"

La australiana relata cómo afronta la batalla por un número 1 del mundo que podría experimentar cambios en el torneo de Wuhan.

Ashleigh Barty habla del objetivo de ser número 1. Foto: gettyimages
Ashleigh Barty habla del objetivo de ser número 1. Foto: gettyimages

No se altera por nada. Ashleigh Barty es una de esas personalidades deportivas que quizá no transmitan grandes emociones con su actitud ni tenga ese carisma que tanto anhelan los aficionados, pero cuyas señas de identidad son evidentes: actitud relajada ante la vida sin que ello suponga una falta de ambición. Su mejor tenis fluye cuando se ve lejos de los principales focos de atención, algo que resulta utópico para ella después de su título en Roland Garros y la defensa de un número 1 del mundo para el que en los últimos torneos, ninguna de las principales candidatas ha hecho especiales méritos para amarrarlo. Presente en el WTA Premier 5 Wuhan 2019, la australiana no tiene reparos para hablar de lo que supone esa posición para ella a estas alturas de año.

"Terminar la temporada como número 1 es un objetivo sin serlo. No era algo que me planteara como prioritario ni que me va a hacer cambiar mis rutinas ni mi calendario, pero es evidente que viéndome en la posición actual, me haría ilusión conseguirlo. Voy a darlo todo en los próximos torneos pero lo consiga o no, eso no va a cambiar nada mis planes de entrenamiento y descanso de cara a la próxima temporada", señaló en la web de la WTA una mujer que necesita tomarse sus tiempos de desconexión para volver con más fuerza. "Después del US Open me he tomado mi tiempo para relajarme con la familia. Mi única preocupación era recuperarme bien de los esfuerzos y asegurarme de no tener lesiones. Se avecinan cinco o seis semanas muy exigentes en lo físico, espero estar preparada.

Con su triunfo en primera ronda ante Caroline García, la australiana sabe que saldrá del torneo chino en lo más alto de la clasificación en caso de que Karolina Pliskova no consiga llegar a semifinales. Si la checa fuera capaz de llegar a dicha ronda, deberá tener un resultado mejor que el de Barty. Es decir, la australiana debería perder en cuartos de final y si llega a la penúltima ronda, Karolina tendría que ser finalista. En caso de que se vieran las caras en la final, en ese partido no estaría en juego solo el título, sino también el número 1 del ranking WTA. Cuestionada por sus sensaciones en los últimos torneo, Ashleigh se mostró conforme lo hecho.

"Es verdad que mi rendimiento en Canadá fue decepcionante, en Cincinnati elevé mi nivel y llegar a la segunda semana de un Grand Slam como hice en Flushing Meadows es positivo. Debo seguir trabajando en esa línea si quiere tener éxito en estos últimos torneos de la temporada", afirmó una mujer cuya siguiente contrincante en el WTA Premier 5 Wuhan 2019 será la joven estadounidense Sofia Kenin, que llega muy en forma tras su buen rendimiento en la pasada semana con el título conseguido en Guangzhou. Ashleigh Barty no va a renunciar a la magnífica posibilidad que supone terminar el 2019 siendo la mejor jugadora del planeta. Simona Halep e incluso Naomi Osaka también podrían meterse en la batalla, pero Karolina Pliskova parece la principal oposición. ¿Quién se saldrá con la suya?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes