Pliskova: “Ahora intentaré divertirme un poco más”

Después de certificar su clasificación para el WTA Finals de Shenzen, la checa afronta la última gira del año sin presión. “El objetivo está cumplido”.

Karolina Pliskova durante la gira asiática. Fuente: WTA
Karolina Pliskova durante la gira asiática. Fuente: WTA

Por cuarta temporada consecutiva, Karolina Pliskova será uno de los rostros fijos en el último torneo de la temporada, en el WTA Finals que este 2019 se traslada a Shenzen. La checa, que acumula cuatro títulos este curso, ha vuelto a ser una de las mejores del año, competitiva en cada una de las superficies y en su lucha constante por atrapar el número 1 del mundo. En un pequeño reportaje para la WTA, la de Louny explica el alivio de tener ya amarrado uno de sus principales objetivos, además de su experiencia como ‘entrenadora’ y la llegada de Olga Savchuk a su equipo de trabajo.

Creo que esta es la ocasión en la que más rápido me he clasificado. La sensación es diferente al verme sin esa presión, por lo que a partir de ahora intentaré divertirme un poco más. Por otra parte, pienso que esa presión que solemos arrastrar también me ayudó muchas veces a mantenerme alerta y desarrollar mi mejor tenis, recuerdo ganar casi obligada el WTA Premier de Tokyo en 2018 porque, si no lo ganaba, no me clasificaba”, asegura la actual número 2 del mundo.

Tres torneos para acabar la temporada y la sensación de haber hecho bien su trabajo, pocas sensaciones mejores que ésta. “El tiempo dirá si la ausencia de presión me permite hacer las cosas bien o incluso mejor de cómo lo hice el año pasado. En 2018, tanto Wuhan como el Abierto de China fueron dos torneos muy difíciles para mí. Sé que no jugué bien, por lo que ahora me siento completamente relajada, sin nada que me estrese. El objetivo era clasificarme para el WTA Finals de Shenzen, y ahí estoy”.

Pero Pliskova no solo es noticia por sus triunfos. Esta pasada semana, en el certamen de Seúl, pudimos ver a Karolina acompañando a su hermana, incluso ayudándole desde la grada. “El plan era no jugar ningún torneo esta semana, pero pensé que tenía algunas opciones diferentes de afrontar la semana después de ganar en Zhengzhou. Fueron tan solo dos horas hasta llegar allí, así que es la mejor opción que podía escoger. En Corea fue divertido, gané el torneo hace cinco temporadas y desde entonces no había vuelto. Fue bonito estar un par de días, estuvo con mi padre y con Krystina, incluso hice de entrenadora… aunque no ayudó mucho”, señala con humor.

Su hermana fue derrotada 3-6, 6-3 y 6-4 en segunda ronda, aunque para siempre quedará ver a Karolina bajar al banco y hacerle coaching. “Cogí el micrófono sin saber muy bien lo que quería decir. Siendo honesta, la idea era hablar acerca del juego, sobre lo que ella debía o no debía hacer. La primera vez que me llamó fue con el 4-3 del primer set, inmediatamente Alexandrova conectó cuatro dobles faltas seguidas, pensé que había sido un gran movimiento estar ahí. Estaba confiada después de ese primer coaching, pero luego la magia desapareció. Es una manera diferente de verlo, sin estar en la cancha, solo tenía que estar lista para cuando me necesitase. Ahora entiendo lo difícil que es a veces para los entrenadores”, manifiesta la reciente campeona en Zhengzhou.

Por último, Pliskova explica de qué manera ha entrado la figura de Olga Savchuk a su equipo, la misma que le acompañó en su última conquista. “Tengo un gran equipo, pero a veces es complicado estar siempre juntos, sobre todo cuando juegas muchos torneos, como este año. O bueno, todos los años. Cuando voy a un torneo siempre quiero ganarlo. Olga me estuvo dando algunos consejos, pero sin ninguna presión. Disfrutamos de cada partido, incluso en los primeros días de torneo, donde el tiempo no acompañaba. La conozco desde hace diez años, hemos hablamos mucho, ha estado en grandes torneos y sabe lo que significa. Ha sido un buen cambio”, resume.

Comentarios recientes