Schwartzman y la derrota que cambió su carrera

El argentino revela cuál fue el punto de inflexión en su trayectoria. Ocurrió en Houston 2016, después de perder por 6-0 y 6-0 ante Marcos Baghdatis.

Diego Schwartzman, el mejor argentino del ranking. Fuente: Getty
Diego Schwartzman, el mejor argentino del ranking. Fuente: Getty

En una profesión tan agotadora y repleta de eventos como es la del tenista profesional, rara es la ocasión que podemos disfrutar de una entrevista, un reportaje o una simple charla con sus protagonista. Juan Pablo Varsky, uno de los periodistas argentinos de referencia, tuvo el placer hace unos días de sentarse tranquilamente con el mejor argentino del ranking, Diego Schwartzman, para dialogar sin prisas acerca de su figura, sus inicios y numerosas anécdotas relacionadas con su vida. En un podcast de 50 minutos de duración, ambos conectan de manera especial y demuestran lo importante que es bucear más allá del deportista, llegando a conocer a la persona. En Punto de Break nos hacemos eco de este gran trabajo y os traemos algunas de las respuestas más interesantes del tenista bonaerense.

El peso de su familia en el tenis. “Me alentaron siempre, eso fue algo muy bueno. Cuando yo era pequeño, ellos tenían muchos problemas físicos, pero ellos se desvivieron para que alcanzara mi sueño. Mis hermanos vivieron una etapa de oro, pero yo llegué en 1992, que ya no era época buena. Mis padres acabaron al límite, tuvieron que vender mucho, estábamos viviendo en casa de mis tías donde la relación no era muy buena. Pero hicieron locuras para que yo jugara al tenis. Recuerdo a mi padre no pagar el mes en la Academia, no me dejaban entrar, pero mi padre se ponía cascarrabias y al final me acababan dejando entrenar”.

Personalidad creada desde su infancia. “Inconscientemente, fui haciéndome mucho más frío, maduro, más pensante. Me encanta ayuda a mis amigos, a la gente que tengo alrededor, eso me forjó un poco la personalidad. En ciertas cosas para bien, como el deporte, pero en otras también te tira para atrás. Por ejemplo, puedo parecer muy extrovertido pero, en el fondo, soy muy frío. Mis padres lo saben, nunca me salió decirles un te quiero, ¡y no porque no lo sienta! Es como una coraza que me defiende, que impide mostrar debilidad y me impide enseñar lo que tengo dentro”.

Cuándo entendió que valía para esto. “Me di cuenta cuando empecé a jugar profesionalmente, hasta ese momento uno necesita mucha confianza, y el que no la tiene cuesta mucho. Uno para dentro tiene que demostrar lo que es, hacerte valer. Yo siempre estaba en un segundo escalón con los de mi generación, que fue famosa por ganar varios Grand Slams en juniors. Yo no pude jugar esos Grand Slams por temas económicos, pero tuve la suerte de que en Argentina se hacían muchos Futures al año, ahí fue donde me empezó a ir bien. Con 15 años dejé el colegio, empecé a ganar mis primeros puntos ATP y desde ahí todo lo que llegó fue bueno”.

Houston 2016, un doble 6-0 ante Baghdatis como punto de inflexión. “Fue una etapa difícil esa, más allá del resultado había varias cosas atrás que me venían pasando. Nunca es bueno perder de esa forma, es lo peor que te puede pasar, pero al final lo terminé tomando como algo bueno. Recuerdo sentirme humillado, incluso lloré luego en el vestuario, la única vez que me pasó. Eso marcó el final de una etapa con mi antiguo entrenador, Sebastián Prieto, quien me enseñó muchísimo. Hoy gran parte de lo que hago en pista fue gracias a él, pero tocaba cortar aquella relación después de cinco años”.

Estambul 2016, la recompensa tras el fiasco. “Tres semanas después de Houston, después de haberlo dejado con Prieto y con Hernán Gumy, apenas estaba con mi preparado físico y con un amigo. Me voy a Bucarest y pierdo con Lorenzi en primera ronda, pero me sentía bien, liberado. A la siguiente, en Estambul, sabía que si no hacía cuartos de final me iba del top100 después de dos años sin salir… y termino ganando en mi primera final, con un Dimitrov que termina rompiendo tres raquetas en el último punto”.

Llega de Juan Ignacio Chela al equipo. “Con Juan tuve mucha suerte. Zabala y ‘Pico’, que son dos de mis hermanos, me invitaron a que le fuera a sacar de casa, decían que podría ayudarme mucho. Charlaron con él y les dijo que tenía ganas de volver a viajar. Así empezamos a entrenar, a conocernos, y al poquito tiempo me rompí un dedo. La primera lesión que tuve serie, un mes y medio fuera. Luego empezamos a entendernos, a divertirnos, le hacía caso en todo lo que me decía sobre las cosas que le pasaron a su carrera. Siempre intento mejorar escuchando mucho lo que dice mi círculo”.

Recortar distancias con el Big3. “Lo empecé a descolgar después de enfrentarme a ellos por primera vez. Me tocó, además, nada más comencé a jugar los Grand Slams, en 2014, contra Federer y Djokovic. En aquel momento pensé que era algo malo, pero luego entendí que era bueno. Tenía 21 años, era top100, empezaba a jugar cada mejor, pero no estaba preparado para enfrentarles. Aun con eso, aprendí mucho de aquellos partidos. Ya desde 2015 fue ganándoles algún set, incluso me iba con mucha bronca después de perder con ellos. La altura me hizo ser más conocido, creo que ellos no pensaban que alguien más pequeño de 1’75m pudiera hacerles daño, pero en seguida me gané su respeto. Tengo una forma de entrenar que también les gusta mucho para entrenar”.

El día que todo acabe. “Yo siempre digo que quiero dejar de jugar al tenis a los 32 años, la gente alucina cuando me escucha, ahora las carreras duran mucho más. Lo que pasa es que yo amo a jugar al tenis, disfruto mucho, pero también disfruto haciendo otras mil cosas más que no son tenis. Algunas, debido al tenis, no las puedo hacer. Jugar al fútbol, por ejemplo, o estar más tiempo en casa. Por eso siente que a los 32-33 habrá un punto mental que… aunque seguramente no, no lo sé, depende de cómo me vaya. Todo se estiró mucho y quizá encuentre la manera de disfrutarlo todo más adelante. No sé si veo tanto como entrenador, sí me gustaría gestionar o coordinar cosas con deportistas, algo así como un manager”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter