Berrettini, un año después

Desde que levantara en Gstaad 2018 el primer título de su carrera, el italiano ha ascendido más de 70 posiciones en el ranking. “Fue una semana inolvidable”.

Berrettini, una de las sensaciones de la temporada. Fuente: Getty
Berrettini, una de las sensaciones de la temporada. Fuente: Getty

Cuando Matteo Berrettini se plantó en semifinales del US Open hace un par de semanas, su nombre dejó de sonar extraño para todo el planeta tenis. Una proeza de tal calibre no pasó inadvertida, sobre todo en su país, donde se convertía en el primer tenista de la historia en pisar semifinales de un Grand Slam sobre cemento. Pero el camino de Matteo empezó a escribirse mucho antes, concretamente, el verano pasado en Gstaad, donde conquistara su primer título como profesional.

Gstaad fue una semana increíble. Gané el título en singles y también en dobles allí, recuerdo que nunca había ganado un partido en el circuito de dobles, así que fue todo muy apurado. Por supuesto, me gustó mucho la ciudad y la multitud. Muchos italianos vinieron a ver los partidos, así que fue muy divertido. Disfruté jugando en aquellas pistas, me encantaron las condiciones, la altitud y las canchas de arcilla. Fue una semana inolvidable, cada vez que miro atrás y la recuerdo, sonrío”, recuerda el romano en un reportaje para ATP.

Aquella semana Berrettini aparecía como el Nº84 del mundo u jamás había llegado tan lejos en un torneo oficial, aunque ya venía apuntando buenas maneras en algunos torneos de la gira. Sobre la arcilla suiza, Matteo fue dejando por el camino a hombre como Andrey Rublev, Feliciano López o al número 17 por aquel entonces, Roberto Bautista, en la gran final. Tal desgaste no le impidió llegar igual de lejos en el cuadro de dobles, donde levantó la copa junto a su compatriota Daniele Bracciali.

“Fue una sensación increíble ganar aquel título en Suiza. Mi familia estaba viendo el partido, también todos mis amigos, pero mi entrenador estaba en Italia. Realmente estaba disfrutando ese momento, luego ya después de unas cuantas semanas, me di cuenta de lo que había conseguido. Fue una semana especial porque fue la semana en la que me di cuenta de que tenía el nivel para jugar contra los mejores jugadores del mundo. Esto, sin duda, es algo importante para un chico joven que está creciendo”, asegura el hombre que esta temporada tiene en su poder una marca de 34-16.

El curso 2019 está siendo el año de explosión para un Berrettini que, por debajo de esas increíbles semifinales en Nueva York, ya contaba con tres finales en su cuenta. Salió campeón en Budapest en el mes de abril, derrotando a Krajinovic en la final. Inmediatamente la semana de después, se quedaba con la pata en Munich, donde cedió en tres mangas ante Cristian Garín. Por último, en el inicio de la gira de hierba, demostraba en Stuttgart que el verde también le sienta bien, capturando el trofeo en Alemania ante un Aliassime que todavía ha podido estrenar su palmarés.

¿Dónde puede estar la clave de este ascenso? Muchos factores, por supuesto, pero seguro que uno de ellos radica en sus seres más queridos. “Mi familia nunca me empujó a hacer esto, pero sí es verdad que ellos fueron quienes me pusieron la raqueta en las manos. Siempre me estuvieron ayudando y apoyando durante estos años, así que solo puedo agradecerles todo lo que han hecho por mí”, señala el actual número 13 mundial, quien esta semana volverá a la acción en San Petesburgo con la confianza que le da verse solo por detrás de ocho raquetas en la Race.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter