Medvedev: “Hoy puedo decir que hice todo lo que pude”

En su primera final de Grand Slam, el tenista ruso aprueba con buena nota pese a la derrota. “Recordaré este verano hasta cuando tenga 70 años”.

Medvedev hizo las paces con el público. Fuente: Getty
Medvedev hizo las paces con el público. Fuente: Getty

Posiblemente dentro de un tiempo nadie se acuerde del verano 2019 de Daniil Medvedev, el hombre que encadenó cuatro finales en Norteamérica pero que solamente probó en una las mieles del éxito. Un ejercicio sobresaliente con un balance agridulce, aunque el ruso comenzará a sentirse orgulloso con el paso de las horas. En el US Open, lugar escogido para disputar su primera final de Grand Slam, el de 23 años se dejó la piel y el aliento soñando con una remontada imposible, aunque hasta el mismo Rafa Nadal se acabó viendo con el agua al cuello. Finalmente, el título fue para el favorito, quedando en manos del moscovita una herencia de no menos importancia. En su raqueta queda escrita la fórmula que la NextGen deberá seguir para derrocar al imperio del Big3.

El verano de su vida. “Esta noche la recordaré siempre. Incluso cuando se hable de los 19 Grand Slams de Rafa Nadal, estoy seguro que que él también recuerda su primera final, aunque él la ganó y yo la he perdido. Fue un partido increíble, una historia asombrosa. En general, todo este verano ha sido asombroso para mí, recordaré cada momento. Ahora me viene a la cabeza que tuve puntos de break con el 5-4 del quinto set, estoy decepcionado con el resultado, pero contento por la forma en que jugué. Hablando de tenis tengo muy buena memoria, lo recordaré hasta cuando tenga 70 años”.

El cambio de ritmo en el tercer set. “Todo reside en las tácticas. En Cincinnati, por ejemplo, vi que Novak me estaba con el segundo servicio, así que tuve que aumentar mi rendimiento con el primero. Hoy ha pasado lo mismo. Los dos primeros sets estuve cerca, pero Rafa es una bestia, sentía que tenía una respuesta para todo lo que hacía, así que intenté cosas nuevas. Me iba a hacia la red, pasaba algunos slices, metía alguna dejada, lo probé todo. Estos jugadores son leyendas, la forma en la que juegan es increíble, competir con ellos tácticamente es más difícil que contra cualquier otro”.

Un orden establecido. “No quiero hablar sobre relevos ni cambios en el juego, eso es mejor para ustedes, que son los expertos. Todos los jóvenes estamos luchando lo mejor que sabemos para hacer realidad esa transición, pero es realmente difícil, esta gente sigue jugando un muy buen tenis. Es realmente difícil vencerlos, incluso ganarles algún set. Seguiremos peleando hasta lograr que suceda, hoy puedo decir que hice todo lo que pude”.

Su US Open. “Ha sido una experiencia asombrosa. Mi esposa me repite una y otra vez que tengo que estar orgulloso de lo que hice, a veces soy muy autocrítico. Por ejemplo, esta noche no estoy feliz porque he perdido, pero tengo que darme crédito por lo que hice estas dos semanas. Antes del torneo, mi mejor resultado en un Grand Slam era cuarta ronda. He tenido problemas físicos, hubo días que no jugué todo lo bien que quería, pero logré llegar hasta la final. Hoy logré poner en apuros y dar mucha guerra a uno de los mejores de la historia de nuestro deporte. He crecido mucho pero necesito continuar, necesito ser mejor”.

Ovación final del público. “Tengo que decir que sigo siendo yo mismo. Tuve momentos malos, no estoy orgulloso de ellos, pero estaba siendo yo mismo. Hablar de las cosas buenas hizo que recuperase el calor de la grada, lo cual debería sorprenderme. Hoy luché por cada punto y eso lo supieron apreciar, incluso me empezaron a animar tras ganar el tercer set, querían más tenis. Tenía que darme el corazón en la pista por mí, pero también por ellos. Creo que lo vieron y les estoy muy agradecido por su respuesta”.

Palabras con Rafa en la red. “No lo recuerdo todo, pero obviamente le felicité. Él también me felicitó por el torneo, me dijo que era un jugador increíble. Yo también le dije que era un jugador increíble. Luego le comenté que tenían una gran competencia entre ellos tres y le deseé suerte para que siguiera en esa pelea. Creo que los tres tienen un gran concurso entre manos, es divertido verlo”.

¿Miedo a perder? “No creo. Sí que tengo miedo a equivocarme, como me pasó en la tercera ronda, a esto sí le tengo temor porque son cosas que no me gustan. SI hablamos de tenis, por supuesto que uno puede sentir miedo, pero te pasa más cuando estás en un mal momento. Este año me pasó una vez, cuando me metí en una racha de cuatro o cinco derrotas consecutivas. Ahí es cuando sientes miedo, cuando sales a la pista y piensas: ¿Voy a perder otra vez? ¿Podré ganar de nuevo? Pero este verano no tuve miedo, tenía todo por ganar. Creo que hoy Rafa era quien tenía algo que perder. Yo salí a dar todo lo que pude y por eso estoy orgulloso”.

¿Y nervios? “A pesar de que era mi primera final de Grand Slam, lo cierto es que llevo jugando a este nivel desde los 17 años. Ya tuve muchos partidos importantes, aunque no tan grandes como éste. Lo que quiero decir es que estoy listo para estos momentos, para estar allí y tratar de ganarlos. No es cuestión de concentración o miedo en un quinto set, es la dificultad de pelear uno contra uno dentro de la cancha, por eso el tenis es un deporte tan difícil, porque solo estás tú y tu oponente, no tienes a nadie más allí abajo. Hoy Rafa fue el mejor de los dos y lo admito, no tengo excusas”.

Evolución de su juego de cara al futuro. “Me veo a los 33 años corriendo y compitiendo como Rafa Nadal. Aunque Rafa ya dijo que tuvo que cambiar su juego desde una edad temprana para poder competir al más alto nivel, así que quizá tenga que hacer lo mismo, no se puede saber. Sobre mi delgadez, es simplemente mi estructura. Trabajo mucho físicamente, especialmente en los dos últimos años y medio, donde he empezado a dedicar toda mi vida al tenis. Mis entrenadores me matan físicamente para estar listo en este tipo de torneos y este tipo de partidos, así que estoy orgulloso de haber mostrado mis habilidades durante todo el verano”.

Comentarios recientes