Andreescu: “Me he esforzado mucho para ser como Serena, quizá algún día pueda ser incluso mejor”

Tras conquistar su primer título de Grand Slam, la canadiense huye de comparaciones con Serena. “Quizá algún día sea pueda ser mejor que ella”.

El beso de la campeona. Fuente: Getty
El beso de la campeona. Fuente: Getty

Con 19 años, en su primera participación en el US Open y todavía con el susto de ver enfrente a Serena Williams, Bianca Andreescu demostró este sábado que no existe el reto que pueda frenar su ilusión por convertirse en un leyenda. La canadiense superó en sets corridos a la estadounidense, reflejando una madurez y una personalidad impropias a estas alturas del camino. Ya en sala de prensa, con un breve paréntesis en la octava pregunta donde dejó caer alguna lágrima, la de Ontario subrayó sus fortalezas e insistió cuáles son los objetivos que se marca después de un 2019 que está siendo inolvidable.

Táctica. “Desde el comienzo del partido, la idea principal era hacerla jugar, hacerla trabajar por cada punto. Estoy muy contenta por la forma en la que ejecuté mis planes, lo hice bien durante prácticamente todo el partido”.

Remontada de Serena en el segundo set. “Tuve algunas dudas en ese momento, ya la había visto en alguna ocasión regresar de un 0-5, un 1-5 o un 2-5 abajo. Simplemente intenté mantener mis tácticas, pero ella comenzó a jugar mucho mejor y la multitud creo que también le ayudó. Estaba bloqueada, apenas podía concentrarme, el ambiente se volvió muy ruidoso, pero esto es precisamente lo que hace este torneo tan especial. También escuché muchos aplausos para mí, así que eso me puso feliz. Ella es una campeona, se esperaba esa reacción, es lo que hacen los campeones, ya lo hizo muchas veces en su carrera. Intenté mantenerme serena, bloquear todo, hice un buen trabajo”.

Nervios previos al partido. “Sentía muchas cosas antes del partido. Estaba en la final y jugaba contra Serena Williams. Traté de respirar tanto como pude desde el momento en que me desperté por la mañana hasta la hora de comienzo del encuentro. Traté de seguir así durante el partido, manteniendo mis nervios en su lugar, pero no es nada fácil. Esto es algo que he gestionado muy bien a lo largo de todo el año”.

Comparación con el juego de Serena. “Creo que tenemos algunas similitudes. A las dos nos gusta llevar a cabo puntos cortos con nuestro estilo agresivo, nos gusta apoyarnos mucho con nuestro servicio ganador, y ambas somos grandes luchadoras. Al mismo tiempo, quiero hacerme mi propio nombre. Sé que tengo un estilo diferente al de muchas jugadoras de la gira en este momento, algo que hasta ahora me ha funcionado muy bien. Intento trabajar en esto para que sea una ventaja al mismo tiempo que lucho por seguir mejorando”.

El sueño de una día como éste. “No era la primera vez que soñaba con estar jugando en la final contra Serena Williams. Es algo muy loco, peor ya me había pasado. Llevaba imaginándolo mucho tiempo. Dos meses después de ganar la Orange Bowl ya pensaba que podría verme en esa situación. Desde ese día, lo he estado visualizando casi todos los días. Pero claro, que luego se convierta en realidad es una locura, parece que estas visualizaciones funcionan”.

Click en su mentalidad. “Nunca he estado tan serena como ahora o hace un año. De normal era una jugadora que me desanimaba mucho, tenía pensamientos negativos en mente, destrozaba raquetas, me gritaba a mí misma durante los partidos, incluso en los entrenamientos. Hasta que un día descubrí que esa manera no funcionaba en absoluto para mi beneficio, así que comencé a buscar algunos consejos de otras personas. Ahí empecé a tener una visión positiva de todo y creo que me está ayudando mucho, incluso en las situaciones más difíciles. A estos niveles todo el mundo sabe jugar muy bien a tenis, lo que separa a las mejores del resto es la mentalidad”.

Serena como espejo. “Estoy segura de que no soy la única persona que la admira, ella es una inspiración para muchas, muchas personas, no solo deportistas. Lo que ha hecho ella fuera de la cancha también es increíble, es realmente una campeona. Sobre todo es muy amable de corazón, se acercó a mí en el vestuario y me dijo unas cosas muy bonitas, palabras que apreciaré durante mucho tiempo. Puedo decir que sí, me he esforzado mucho por ser como ella, pero quién sabe… quizá algún día pueda ser incluso mejor”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter