US Open 2019: Análisis de las semifinales masculinas

Analizamos al detalle el Medvedev-Dimitrov y el Nadal-Berrettini, los partidos que determinarán los dos finalistas en Nueva York.

US Open 2019: Análisis de las semifinales masculinas. Foto: Getty
US Open 2019: Análisis de las semifinales masculinas. Foto: Getty

Ya conocemos los cuatro semifinalistas del US Open 2019 con bastantes sorpresas y es que es la primera vez que tres hombres nacidos en los 90 alcanzan esta ronda en Nueva York. El único "ochentero" presente vuelve a ser Rafael Nadal, al que todos apuntan como el gran favorito a llevarse el título por las sensaciones que está dejando y al ser el único del Big 3 presente. Analicemos los dos partidos de semifinales que tendremos en Flushing Meadows.

Grigor Dimitrov - Daniil Medvedev. H2H: 1-1.

Si a principio de torneo nos dicen que en la parte alta del cuadro iban a llegar a semifinales estos dos tenistas, prácticamente nadie se lo hubiera creído. Probablemente, ni ellos mismos. El búlgaro llegaba al US Open como número 78 del ranking, totalmente hundido y con seis derrotas en sus últimos siete encuentros. En todo este año solo había conseguido 12 victorias y tal y como él mismo decía, llegaba sin expectativas y sin esperar demasiado. Así es el tenis, que de repente, encadenas un par de victorias, vuelve tu confianza y pasas de caer ante el 405º del ranking a finales de julio a ganarle a Federer por primera vez en tu carrera para meterte en unas semifinales de Grand Slam.

El ruso, por su parte, comenzó el partido ante Wawrinka soportando los dolores en el hombro derecho y sufriendo un nuevo percance en el cuádriceps de su pierna izquierda, teniendo tocados ya los aductores de ambas piernas. Tenía tantas vendas que parecía venir de la guerra. Pero Stan no tuvo su día y Medvedev empezó a notar los efectos de los antiinflamatorios y a base de saquetazos y derechazos, se metió por primera vez en la penúltima ronda de un Slam.

Así, nos encontramos con este duelo en el que es complicado determinar quién es más favorito sobre el otro. Por un lado tenemos a Dimitrov, más experimentado y que ya sabe lo que es jugar una semifinal de un grande y por otro, a un Medvedev que está siendo uno de los grandes nombres esta temporada y que lleva un verano increíble, con 19 victorias en sus últimos 21 partidos. Quizá, la tralla que ya lleva en las piernas sea lo que pueda decantar un poco más la balanza hacia el lado del búlgaro pero a favor de Daniil está que las semifinales se disputarán el viernes, por lo que tendrá 72 horas de descanso desde que jugó contra Wawrinka, algo que le puede venir genial para recuperar.

Dimitrov propondrá puntos más elaborados mientras que Medvedev querrá que todo se juegue más rápido. El ruso, aunque es más novato en este tipo de situaciones, ya ha jugado grandes partidos y esta semana ha demostrado que tiene un carácter especial y que no le importa recibir los abucheos de la grada, demostrando que es algo incluso con lo que no se siente nada incómodo. Medvedev es de esos chicos que no se arrugan ante nada y que parece no conocer demasiado lo que es el miedo.

Grigor tendrá que dar lo mejor de sí mismo si quiere pisar por primera vez en su vida la final de un Grand Slam. Quizá, no tenga una mejor opción para ello puesto que Daniil llega muy tocado físicamente y para superarle, tendrá que hacer lo que Stan no hizo, mostrarse muy bien desde el saque y acertado con sus golpes desde el fondo. A Medvedev lo que más puede costarle sería moverse demasiado de lado a lado y lidiar con la variedad de alturas ya que le gusta golpear parado y en puntos rápidos y planos. El búlgaro sabe manejar muy bien el liftado, tanto de derecha como de revés y por ahí podría buscarle las cosquillas al ruso pero como decimos, es toda una incertidumbre lo que puede pasar en este duelo.

Rafael Nadal - Matteo Berrettini. H2H: 0-0.

Si con la anterior semifinal decíamos que sería muy complicado determinar un favorito, en esta sucede todo lo contrario. Hablamos de uno de los tenistas más experimentados que nos podemos encontrar en la actualidad (y en la historia), con 33 semifinales de Grand Slam a sus espaldas y luchando por el que sería su 19º título, con un chico de 23 años que pisa por primera vez una ronda de este tipo. Berrettini es la gran revelación del torneo pero está por ver si al italiano no le queda demasiado grande para el desafío que tiene por delante.

Seguro que Matteo tendrá presente lo que ocurrió el pasado 24 de enero en Melbourne, cuando Tsitsipas (que ya venía de jugar finales de Masters 1000) se llevó una soberana paliza por parte de Rafa en las semifinales del Open de Australia y es que enfrentarse a alguien como Nadal en un Slam y en una pista tan grande no es nada sencillo. Stefanos solo le pudo hacer seis juegos aquella noche al balear. Matteo tendrá por delante un examen de altos vuelos y pondrá a prueba su capacidad de madurez.

El romano ha demostrado que tiene tenis para hacer cosas importantes (ya es número 9 en la Race) pero cuando enfrentó a jugadores de talla muy grande, como Federer en Wimbledon, demostró que aún le pilla todo muy de nuevas. En los octavos del pasado Grand Slam se llevó "toda una lección" por parte del suizo, tal y como él mismo reveló, y solo le pudo hacer cinco juegos a Roger. Quizá, ese pudiera ser el partido del que pudiera aprender para que no le suceda lo mismo ante Nadal.

Berrettini demostró ante Monfils que tiene ciertos automatismos que aún no tiene integrados y eso es algo totalmente normal puesto que no hay que olvidar que este chico hace unos meses estaba jugando Challengers. No solo los nervios que pasó cuando estuvo a un punto de cerrar la victoria ante el francés, también en otros momentos del encuentro demostró que está un poco verde y eso le puede pesar mucho ante Rafa, que no perdona absolutamente ni una y no va a dudar ni temblar en ningún momento. Si el italiano quiere tener alguna oportunidad de ganar al balear, no podrá dudar y tendrá que ir con todo hacia adelante.

Es decir, si no se lo cree, si lo mira con los ojos del ídolo al que siempre vio por televisión y al que incluso le impone, Matteo tendrá muy poco que hacer. Le tiene que "perder el respeto" y jugarle como si el que tuviera enfrente fuese otro tenista y no una de las mayores leyendas que jugó nunca a este deporte. Rafa sabe que el partido pasará principalmente por lo que dicte su raqueta y si no tiene un mal día y sigue rayando en la misma línea que hasta ahora en Nueva York, la lógica dice que ganará el partido.

Porque Nadal está jugando sin fisuras. No hay ningún aspecto de su tenis que esté flojeando. Sigue sacando muy bien y se siente muy cómodo habiendo aumentado un poco la velocidad de sus saques. Luego, con la pelota en juego, todo funciona a pleno rendimiento. Berrettini es un chico muy alto y aunque se mueve muy bien desde el fondo, Rafa sabe jugar a la perfección a este tipo de rivales. No duden que el español sacará de pista una y otra vez a Matteo, buscando que se desespere y busque el winner por desesperación. Tendrá mucho ganado Rafa si logra empujarle hacia atrás para que no se meta en pista y que si se la juega, lo haga desde posiciones muy lejanas.

¿Cómo veis las semifinales? ¿A quiénes veis en la final?

Comentarios recientes