Daniil Medvedev y un resto para ganar a cualquiera

Daniil Medvedev es el líder en puntos ganados sobre 1er y 2º servicio del rival, erigiéndose como un restador absolutamente descomunal.

Daniil Medvedev. Foto: Getty
Daniil Medvedev. Foto: Getty

Hay algo enigmático en el juego de Daniil Medvedev. No parece haber en él una herencia determinada en la forma de golpear, se lanza la pelota de manera irregular, como si le escapara de su zona de golpeo, como si se hubiera formado por sí mismo, de manera autodidacta. Golpea muchos tiros agachado, parece empuñar una raqueta corta y no se percibe bien cuando está siendo claramente forzado o si las cosas que pasan le hacen esforzarse de verdad, porque a simple vista no hay signos de que la máquina cambia de marchas jugándose palos en un Grand Slam. Pero aquí está, cada vez más cerca de la cima.

En este US Open, Daniil Medvedev está dando continuidad a sus aparentemente soterradas virtudes. Entre lo más destacado está un revés a dos manos con una extraordinaria capacidad para angularse con el mismo grado de potencia, con una mano izquierda asombrosa para generarse multitud de bolas cortas con las que cierra los puntos, abriendo de par en par la zona del revés de sus rivales. Lo que quizás deba ponderarse, lupa en mano, es su impresionante talento para interpretar el saque del rival y neutralizarlo, tanto con sus manos como desde la posición a adoptar.

El resto de Medvedev, uno de los mejores del mundo, está siendo especialmente afilado en este último Grand Slam de la temporada. Yendo a los datos más brutos, no hay jugador que esté ganando más puntos sobre primer y segundo servicio. Los números del ruso, apoyados por la forma en la que los consigue, comprendiendo a la perfección sus propias capacidades para, restando tanto muy atrás, como más adelante, corregir las trayectorias y bloquear los más potentes como montándose con los más templados. Gracias a su increíble envergadura, reduce casi a la nada los saques con ‘kick’, golpeando cerca de su mejor zona de golpeo lo que para otros sería un bote más alto.

Con 122 puntos ganados al resto sobre primer servicio y 128 puntos ganados al resto sobre el segundo, Daniil lidera ambas clasificaciones y, como decimos, lo hace con una ductilidad extraordinaria para ser un restador consumadísimo tanto ante un gran sacador como ante jugadores más estratégicos, que buscan porcentajes o efectos. Su candidatura a este US Open se basa en un peligro latente que no termina de generar unanimidad en cuanto a lo más visual, pero sobre todo, en un resto que es una red y un arpón en sí mismo, el gran aval del nuevo número 4 del mundo.

Comentarios recientes