Dimitrov dio el golpe al eliminar a Federer del US Open

El búlgaro, en su mejor semana de la temporada, recuperó la confianza de cuando estuvo en la cumbre de su nivel y dejó en el camino a un favorito al título.

Dimitrov superó a Federer y dio la sorpresa del US Open. Foto: Getty
Dimitrov superó a Federer y dio la sorpresa del US Open. Foto: Getty

Roger Federer y Grigor Dimitrov tienen estilos demasiado similares: revés a una mano, la utilización de un profundo slice para salir del asedio adversario, tendencia a invertirse de drive y un servicio bastante confiable. Lógicamente que el suizo saca ventaja en el juego de red y en la constancia y en la calidad con la que despliega su tenis. Sin embargo, en el encuentro por los cuartos de final del US Open en el que se impuso el búlgaro por 3-6 6-4 3-6 6-4 6-2, no era posible divisar a grandes rasgos quien era quien. De hecho, por momentos sólo el color de la indumentaria facilitaba la diferenciación.

El turno nocturno no pareció ser este año el más conveniente para el ganador de 20 Grand Slams dado que la pelota se torna más pesada y la velocidad de sus tiros no dañaron tanto como durante el día. Es por eso que en cada presentación en el último turno le costó en demasiada y, en consecuencia, le permitió a sus respectivos adversarios (Sumit Nagal, Damir Dzumhur y el propio Dimitrov) sobrepasarlo por ciertos pasajes. Claramente, es imposible de comparar la destreza del búlgaro, quien supo ganar el Masters de Londres en 2017, con los otros dos tenistas. Tuvo dos avisos. Al tercero, la consecuencia fue devastadora.

Realmente fue apasionante ver a dos tenistas brindarle a todos los fanáticos un espectáculo digno de las mejores épocas del deporte. El escenario vistió de gala para un dramático encuentro. Si bien hubo errores por ambos lados, la tendencia marcó grandes puntos. Emocionantes. Y básicamente las pequeñas ventajas las lograron más por winners que por errores del otro.

Cada uno se fue quedando con un set. Primero golpeó Roger, pero inmediatamente devolvió Grigor demostrando no haber sentido el impacto. Se expresó como la versión de su época dorada. Sin embargo, el helvético se adelantó nuevamente, aunque cedió rápidamente en el cuarto, distancia que no consiguió descontar a pesar de las cinco chances de recupero en el 4-5 cuando el búlgaro sirvió para mandar todo a un quinto.

Allí, Federer le avisó a Carlos Ramos, el umpire, que necesitaba la asistencia del fisioterapeuta. Se dirigió a los vestuarios y llevó preocupación a la tribuna. Metió un trote en señal de recupero, pero Dimitrov no le perdonó algunas desconcentraciones y la falta de movilidad. Tomó una mínima diferencia en el primer juego, distancia que marcó el fin de la travesía suiza en Nueva York. Todo fue cuesta abajo. Intentó remar contra la corriente, pero la fuerza del agua lo condujo al medio del océano sin la posibilidad de regresar a la orilla. Mientras que el actual 78 del ranking mundial erguió el cuerpo y sacó pecho para demostrar presencia. Doble quiebre a su favor. Y más allá de que Federer intentó achicar el margen y siguió peleando el partido estaba determinado a caer para el otro lado.

Dimitrov tragó todo lo malo que le pasó en sus últimos meses. Cada frustración que sobrepasó. Y selló una victoria que puede significar un punto de inflexión para volver a ser.

Ahora nadie le sacará la esperanza y la ilusión de ir por más. Su próximo escollo será Daniil Medvedev, quien llega con un importante trajín de partidos y con varias molestias físicas. Entonces, ¿Quién le quita las ganas de soñar a Dimitrov?

Comentarios recientes