US Open 2019: Análisis de los cuartos de final masculinos

Ocho hombres lucharán por buscar las semifinales en el último Grand Slam de la temporada. Analizamos con detalle los encuentros.

Roger Federer en el US Open. Foto: Getty
Roger Federer en el US Open. Foto: Getty

Con todos los octavos de final decididos, los ocho mejores hombres del cuadro masculino de este US Open pelearán por seguir avanzando en el cuadro en la parte más caliente del torneo. Con alguna que otra sorpresa por el camino, Rafa Nadal por un lado y Roger Federer por otro intentarán llegar a la final del próximo domingo que les dé la oportunidad, una vez más, de luchar por otro grande y encontrarse por primera vez en Nueva York. Analicemos los partidos de cuartos de este US Open 2019.

Stan Wawrinka - Daniil Medvedev. H2H: 0-1.

Hará bien el suizo en no confiarse ante Medvedev. El ruso lleva disputados 22 partidos en los últimos 30 días y viene con el hombro derecho tocado y sacando sus dos últimas rondas en Flushing Meadows con más corazón que otra cosa. Tras disputar la final en Washington, Canadá y Cincinnati de forma consecutiva, Medvedev llega a esta ronda de cuartos sin nada que perder y con la esperanza de superar a un Wawrinka al que ya sabe lo que es ganarle.

Ese día será de nefasto recuerdo para Stan, ya que el día que perdió contra Daniil (Wimbledon 2017) fue el que le hizo darse cuenta que tenía un grave problema en su rodilla y fue el último que disputó aquella temporada. Ahora, dos años después y totalmente recuperado, quiere seguir soñando con besar la gloria una vez más y es que todos ya conocen del poderío de Wawrinka y de lo que es capaz de hacer sobre una pista de tenis.

Viene de cargarse a Djokovic con un juego espectacular y su revés parece más mortífero que nunca. El partido se disputará en la jornada diurna, lo que quizá pueda favorecer un poco más a Stan, que sin ser el que mejor se desenvuelva en un juego con bote alto de pelota, suele jugar con menos golpes planos que su rival. Por la tralla con la que llega Medvedev y estando tan tocado físicamente, Stan debería ser claro favorito, por lo que además ha mostrado en este torneo, siendo probablemente el tercer favorito a día de hoy de los que quedan en el cuadro masculino.

Roger Federer - Grigor Dimitrov. H2H: 7-0.

A Dimitrov siempre se le ha dicho que a la hora de enfrentar a Federer falló en la forma en la que encaró el encuentro. Pretendió vencer al suizo utilizando la misma táctica que él, y teniendo en cuenta que Roger es un jugador de un estilo muy similar pero mejor que él en todos los golpes, no es de extrañar que el cara a cara sea tan favorable para el genio de Basilea.

El búlgaro solo le ha podido ganar dos sets a Federer en sus siete enfrentamientos previos y con un equipo técnico renovado (está trabajando con Stepanek y Agassi aunque no están en Nueva York) y sin nada que perder, quizá sea momento de que pruebe algo nuevo frente a Roger. El suizo siempre busca hacer su juego, esté quien esté al otro lado de la red, y se mostrará muy agresivo tanto al saque como al resto. En las dos últimas rondas, su servicio y su derecha funcionaron exageradamente bien aunque siendo el partido de noche, la pista estará un poco más lenta y eso le puede beneficiar a Grigor.

Si Dimitrov quiere tener alguna oportunidad, tendrá que hacerle dudar a Federer. Aparte de esperar alguna oportunidad al resto, deberá mover lo máximo posible a Roger, para que no golpee parado y pueda acercarse a la red. Será una empresa difícil, quitarle la iniciativa al suizo, pero si le hace golpear en situaciones de riesgo, puede tener sus opciones. Roger, por su parte, tendrá el mayor peso del partido en su raqueta. Si se muestra como en las dos primeras rondas, lo tendrá peor, porque el búlgaro llega con mucha confianza, pero si vemos al Federer de los dos últimos partidos, será gran favorito a pasar a semis.

Gael Monfils - Matteo Berrettini. H2H: 0-0.

¿Quién podía imaginar que veríamos este cruce en cuartos? Quizá sí lo esperábamos del francés, pero el italiano ha sido una de las grandes sorpresas del cuadro. Matteo sigue creciendo semana a semana y a sus 23 años ha sido la gran revelación del cuadro masculino del US Open. Todos pensaban que sería Rublev el principal rival al que enfrentaría Nadal en su camino a la final pero el romano se marcó un partidazo ante el ruso y presentó sus credenciales a soñar en Nueva York.

A pesar de ser muy alto, Matteo se mueve muy bien desde el fondo y posee unos golpes tremendos, sin mostrar debilidades en ninguno de los dos lados. Tendrá una dura prueba para testar su paciencia ante un Monfils que sin problemas físicos es un oponente muy correoso, capaz de devolverlo todo desde atrás y llevar a la perfección esa manera tan peculiar de alternar la defensa-ataque y llenar de nervios a sus rivales.

A priori, es el francés el máximo favorito al tener más experiencia, pero Berrettini ya ha demostrado que no se arruga frente a nadie y al no tener ninguna presión encima eso le hará ser un poco más peligroso. Dependerá de cómo sea capaz de aguantar los nervios para romper la estructura de un Monfils que intentará defenderse con uñas y dientes y tirar hacia arriba cuando vea dudar a su rival.

Rafael Nadal - Diego Schwartzman. H2H: 7-0.

Sorprendió el argentino al cargarse a Zverev en la ronda anterior y viene jugando con mucha confianza en lo que llevamos de torneo en este US Open. Sigue siendo ese jugador tan peligroso que no le pierde la esperanza nunca al partido, por muy mal que esté y ante Rafa tendrá una nueva oportunidad de vencerle, algo que no ha podido hacer en siete enfrentamientos.

Todavía no se conoce el orden de juego del miércoles, por lo que le queda a Schwartzman la esperanza de que su encuentro sea de noche, para tener algo más de oportunidades. Si la organización les coloca en el turno de día (uno de los dos encuentros de cuartos masculinos será de día y otro de noche) sus opciones se reducirán mucho puesto que con el sol, la pelota botará muy alta y Rafa es un especialista en la variación de alturas y machacará con golpes liftados al revés del argentino, que con su 1.70 se encontrará devolviendo la bola a la altura de su cabeza.

Si el encuentro es de noche, todo cambiará radicalmente puesto que el bote será más bajo. En esas condiciones, Diego se encuentra un poco más cómodo y podría plantarle algo más de cara a un Nadal que puede que haya sido el tenista más regular y que ha mostrado un mejor nivel en todos sus partidos de los que quedan vivos en el cuadro. Si se diera este duelo de noche, como decimos, habría que ver si Diego es capaz de plantear una estrategia similar a la de Roland Garros 2018.

Ahí, si lo recuerdan, en un día muy nublado, con ligera llovizna y el bote de la pelota más bajo, el argentino sacó a palos de la pista a Nadal, que no veía la forma de hacerle daño al argentino, que se mostró muy agresivo y quitándole opciones de liderar los puntos con su derecha. No fue hasta el parón por lluvia y que el sol regresó, cuando Rafa le dio la vuelta al encuentro.

Probablemente, Schwartzman plantee en ese caso un partido similar, intentando ser ofensivo, con bolas profundas y planas. Nadal tendrá que tirar de piernas para buscar su drive y en castigar el revés de Diego para desplazarle y tener opciones de tirar el paralelo a la derecha del bonaerense, ahí donde más sufre. Será difícil que el argentino esté muy acertado durante tres/cuatro horas y cinco sets para llevar a cabo esa estrategia y sabe que Rafa es más favorito que él pero no va a bajar los brazos hasta el último punto.

¿Cómo veis los partidos de cuartos? ¿A quiénes veis en semis?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter