"Es un trabajador nato, a veces incluso hay que frenar su ansia por mejorar"

Fernando Vicente, entrenador de Andrey Rublev, explica qué ha pasado para que el ruso haya realizado una excelente gira estadounidense.

Andrey Rublev y Fernando Vicente.
Andrey Rublev y Fernando Vicente.

¿Por qué Andrey Rublev es uno de los grandes nombres de la gira norteamericana, llegando hasta los octavos de final del US Open? Si el mundo del tenis está de acuerdo en que el talento es absolutamente innegable en él, ¿qué ha ocurrido para encontrar, justo ahora, estos resultados? Fernando Vicente, entrenador del ruso desde hace tres años, lo ha reflexionado recientemente desde Nueva York, donde la ATP ha podido entrevistarle.

Rublev, un talento precoz que sigue necesitando de mucho trabajo físico, pues tiene todavía tiene 21 años, y es en el trabajo diario, a todos los niveles, donde va encontrando pequeñas mejoras y saltos en su progresión. "Para la edad que tiene Andrey y comparado con otros jugadores, es un chaval que no acababa de estar del todo maduro físicamente. Ha tenido una lesión de muñeca y otra por fractura de estrés. Digamos que el cuerpo no le acompañaba con su estilo de juego, muy agresivo y pegando muy fuerte. No estaba preparado físicamente. Ahora estamos trabajando mucho en eso. Por ejemplo, que se ayude más con las piernas. Él pega mucho de brazo, y ahí ha venido el problema de la espalda. Pero trabajar no es un problema con él, porque muchas veces, incluso, hay que detenerle su ansia. Tiene mucho potencial, pero está muy delgado. No coge peso, y eso que come bien, pero lo quema todo. Es muy nervioso."

"El partido contra Kyrgios demuestra que tiene aplomo y que está madurando"

Y es que es precisamente la resistencia física lo que más ha sorprendido a Vicente, quien entrena con él en Barcelona a tiempo completo. "Me ha sorprendido cómo le ha aguantado el físico, porque viene jugando muchos partidos seguidos. El partido contra Kyrgios me dice muchas cosas como entrenador, demuestra que tiene aplomo y que está madurando. Es un trabajo que lleva tiempo haciendo consigo mismo, aprendiendo de los errores que a veces ha podido cometer. Ahora hay que estudiar bien el calendario que vamos a afrontar, él quiere jugar prácticamente todo, pero ha cambiado su ranking y eso nos va a ayudar."

Pero, ¿qué ha pasado a nivel tenístico para que Rublev logre un equilibrio entre su agresividad y su consistencia? Como en todo, es una cuestión de madurez. "Tenísticamente está bien, es más ordenado. Elige mejor los tiros y las direcciones. Aún tiene el instinto de pegar duro a la bola, pero es cierto que antes fallaba mucho más en la red o se equivocaba eligiendo. Dentro de su forma de jugar, ahora elige un poco mejor. Le he ayudado a hacer muchas cosas que no sabía y he intentado que cambiase como persona. Lo primero que hice cuando llegó al circuito fue animarle a que tuviese muchos amigos, que no fuese el clásico jugador cerrado que no habla con nadie. Que intentase pensar que el tenis es una parte, pero son muchas horas de viaje fuera de la pista. Hay que tener educación y buenas relaciones".

Entre otras muchas facetas que debe cuidar el entrenador, también está serenar a su jugador y no dejar que se lleve por el ego o por un resultado concreto. "Es que tiene que ser así. Todo el mundo juega muy bien. El mismo Tsitsipas dice que ahora ha cambiado la situación, porque siente que tiene que ir a ganar, y no tiene por qué. Debes hacerlo lo mejor que puedas, y que no te coma la cabeza. Están muy pendientes de lo que se pone en redes sociales, en lugar de simplificar todo. Ganar o perder es una consecuencia de lo que hagas. Al final, la cabeza es lo que puede matar a Tsitsipas, porque tiene todos los tiros, pero le pueden las expectativas."

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter