El partido perfecto en la carrera de Roger Federer

Después de ganar a Goffin dejándose sólo cuatro juegos, Federer fue preguntado sobre el partido más perfecto de toda su carrera. Y Roger se mojó.

Roger Federer. Foto: Getty
Roger Federer. Foto: Getty

Hay mucho de bloqueo en David Goffin pero a la vez es un rival muy propicio para que el siempre asfixiante Roger Federer, libre de las ataduras que el inicio del torneo le ha ocasionado, destape la creatividad y agresividad y pase por encima del belga, que no encuentra cómo defenderse de los ataques ni como construir su propio juego para incomodar al suizo. En el ambiente, un paseo que se verbaliza como exhibición. Una de tantas de un tipo que cuenta con muchísimas a lo largo de su extensísima carrera.

Es por ello que la prensa, entre otra serie de preguntas, encuentra una puerta por la que entrar en las preferencias de quien ha vivido más de 1300 partidos y puede bucear en su memoria con tal de que, con suerte, sí se quede finalmente con uno y elija el que para él, ha sido el partido perfecto en su carrera. Puede que al día siguiente o dentro de un mes pudiera escoger otro, pero en ese preciso momento, Roger sí, se decanta por uno.

Es también en el US Open, donde ha levantado el torneo cinco veces, ha jugado otras dos finales y ahora podría competir por el título si sigue manteniendo este nivel de juego. Hace concretamente quince años, Roger se mide con un tal Lleyton Hewitt, uno de los culpables del cambio de generación y estilo de juego que se estaba anticipando en el circuot masculino. Y fue contra él cuando se desató la tormenta.

"Siento que tal vez ha habido más de cinco 'partidos perfectos' en mi carrera. No lo sé. Siento que he tenido muchas buenas finales o momentos en los que simplemente sabía que no iba a perder este partido, de decir 'me siento demasiado bien hoy'. Si me preguntas por la cima absoluta, cuando ves la pelota como una pelota de fútbol, ves que ​​todo está sucediendo, que fluye, que sientes que estás leyendo la mente del oponente y todas estas cosas, me quedaría con uno: la final de 2004 en el US Open contra Lleyton Hewitt."

Comentarios recientes