Federer: "Es muy especial jugar para batir récords"

El suizo pasó por rueda de prensa y ofreció una reflexión lo que significan los récords y qué supuso para él su adolescencia

Roger Federer celebra la victoria ante Goffin. Fuente: Getty
Roger Federer celebra la victoria ante Goffin. Fuente: Getty

Roger Federer despachó a Goffin con suma facilidad y avanzó con mano de hierro a los cuartos de final del Us Open. El suizo ya despertó del letargo de sus dos primeros encuentros y ofreció una grandísima actuación, motivada además por el mal partido de un Goffin errático. En un partido que finalizó por la vía rápida, Roger tuvo tiempo para explayarse en rueda de prensa y repasar algunos temas bastante interesantes, además de dar su análisis del propio encuentro.

Sobre el partido: "A veces estos resultados ocurren. Tienes un buen día, tu oponente no y las cosas ocurren muy rápido. Probablemente a el le costó al inicio y yo encontré mi ritmo después de un rato, no volví a mirar atrás. David estuvo lejos de jugar al nivel que esperaba. Le costó un poco jugar hoy y pude aprovecharme de ello. En una cuarta ronda así, si puedes hacerlo de forma rápida y sencilla, mejor que mejor. Estoy muy feliz".

Sobre los JJOO de Tokyo: "No sé aún si voy a jugarlos, todavía queda un año, aunque cada vez queda menos tiempo para mí, mi equipo y mi familia de organizar nuestro calendario después de Wimbledon del año que viene. No sé exactamente cuáles son las condiciones, en qué consisten las invitaciones para los Juegos, todo eso, además el formato de la Copa Davis ha cambiado.

Como no sé si voy a jugar, no sé las condiciones, es difícil dar una respuesta concreta. Huelga decir que los Juegos Olímpicos que he disputado han sido memorables, ya sea por llevar la bandera, por conocer a mi mujer, ganar el oro o ganar la plata. Si Tokyo hace una excepción conmigo, jugarlos siempre va a ser una posibilidad. No sé si los jugaré, depende de mi cuerpo, de mi familia, de mi calendario. Ya veremos".

El final del partido entre Osaka y Gauff: "Fue un momento muy bonito. Mostró la personalidad de ambas jugadoras. De una forma ganó el tenis, no solo Osaka, Coco con la forma en la que se comportó teniendo solo 15 años, es increíble. No creo que yo me comportase así cuando tenía 15".

Tras alcanzar su 56º cuarto de final en un Grand Slam, sobre lo que significan los récords: "A veces me han motivado. Otras veces me han empujado atrás. En otras ocasiones me han creado tanta presión que dejaron de resultar divertidos. Está claro que es muy especial poder jugar para batir estos récords. Estar en mi 56º cuarto de final de Grand Slam es una gran sensación. Estaba claro que era nuestro objetivo al principio, poder llegar aquí.

En los años 80, cuando empecé, la gente no hablaba de los récords todo el tiempo. Esto es un fenómeno nuevo gracias a las redes sociales, a la prensa. Como todo es más profesional, todo el mundo habla de números y récords. Lo entiendo, especialmente en este país donde los números y las estadísticas están en todos lados. A veces me han ayudado, pero tengo que recordarme a mí mismo que son simplemente una historia paralela, lo que ocurre en la pista es lo más importante".

Sobre su longevidad: "Para tener éxito necesitas amar lo que estás haciendo, encontrar una forma de estar emocionado porque existirán momentos en los que estar fuera de casa no te llena. Creo que lo que más me ha ayudado a tener estabilidad es la relación con mi mujer, con mi hermana y con mis padres, con mis amigos. Nunca he tenido la sensación de que al volver a casa no tendría a nadie, siempre he sentido que mis amigos no podían aguantar las ganas de que llegase a casa y eso me ha ayudado muchísimo".

Sobre partidos perfectos a lo largo de su carrera: "He tenido varias finales y momentos donde he sentido, "no puedo perder este partido, me siento demasiado bien", trataba de no gastar más energía de la cuenta. Quizás si tuviese que nombrar uno sería las finales del Us Open 2004 ante Lleyton Hewitt".

Sobre el periodo de adolescencia: "Era un niño, solo un chico. En ese momento te quejas, gritas, no atiendes a la prensa con ganas. No sé, era un niño bueno pero a la vez algo tonto. Era honesto con mis padres. Creo que siempre les gusté a mis entrenadores porque creían que mejoraría rápidamente, aunque a veces era difícil de tratar, en el buen sentido. Siempre lo he pasado bien estando fuera y eso me hizo más fuerte. Cuando me fui de casa con 14 años me quedé con una familia de lunes a viernes ,echaba muchísimo de menos mi casa. Después de los 16 años sentí que los dos años siguientes fueron los más importantes de mi carrera. Aprendí a cómo ser independiente.

Esa era la parte que necesitaba, el poder vivir solo, manejarme en mi vida por mí mismo. Para mí, ver a Coco con 15 años, pienso que tiene un equipo, gente que le apoya y demás. ¿Podría haber aguantado yo todo lo que aguanta ella? Quizás. Mi juego no está remotamente cerca del suyo con esa edad. Mi cuerpo no estaba preparado para lo que habría supuesto. Pero estoy feliz de poder vivir sin que me conociesen demasiado para poder crecer como persona. No he tenido esa vida, lo que fue bueno en cierto modo".

Comentarios recientes