Pablo Andújar: "Para mí, estar en esta tercera ronda del US Open es un regalo"

El conquense se muestra orgulloso de haber seguido luchando a pesar de las lesiones y conseguir igualar su mejor resultado en un Grand Slam.

Pablo Andújar: "Para mí, estar en esta tercera ronda del US Open es un regalo". Foto: Getty
Pablo Andújar: "Para mí, estar en esta tercera ronda del US Open es un regalo". Foto: Getty

Para aquellos que tengan la suerte de poder intercambiar un par de palabras con Pablo Andújar, no necesitarán más de un par de minutos para darse cuenta de la tremenda humanidad que desprende el conquense. Pablo es una de esas personas que despierta simpatía allá por donde va y es un jugador muy querido por aquellos que han podido conocerle. La historia del conquense es la de un luchador que no se dio por vencido a pesar de las lesiones y que siguió peleando por mantener viva la llama de su sueño: seguir sintiéndose tenista.

Ayer, Pablo se metió en la tercera ronda del US Open y aunque alguno pueda pensar que esto no supone un tremendo mérito, sí lo es en su caso. A sus 33 años, Andújar había repetido su mejor resultado en un Grand Slam y lo hacía después de tres operaciones en su codo y que le llevaron a pensar en una retirada prematura. Empezó de nuevo y granito a granito fue construyendo su montaña hasta verle así de contento por lograr lo que acaba de lograr en este US Open, donde luchará por llegar por primera vez en su vida a la segunda semana de un major.

"Siempre tuve la esperanza de que jugaría. No sabía a qué nivel, pero tenía la fe de que podría volver a ser competitivo", se arranca a decir para la web de la ATP tras vencer a Sonego. Pablo llevaba desde Wimbledon 2015 sin ganar un partido en un Slam. "Si miro atrás, me era muy complicado pensar en algo así y mucho menos, estar en la tercera ronda del US Open. Siempre pensé que este es un camino largo, como una maratón. Ahora debo tratar de disfrutar donde estoy y aprovecharlo. Es algo que no me esperaba", continúa diciendo.

Andújar se muestra muy ilusionado con el camino que ha logrado recorrer en estos últimos 24 meses hasta llegar aquí. "Te das cuenta de que si sigues teniendo fe y continúas trabajando, te llegan estas cosas que hacen que todo el mal trago de las lesiones haya merecido la pena. Para mí, estar en esta tercera ronda del US Open es un regalo", valora Pablo, que se medirá ahora con Aleksandr Bublik, que viene de jugar dos partidos a cinco sets hasta esta ronda. El kazajo es un jugador de corte muy ofensivo, con un saque tremendo y que sube de forma muy frecuente a la red, siendo actualmente el 75º del ranking. "Bublik no es un gran nombre para una 3R, pero tampoco lo soy yo. Si está en esta ronda es porque lo merece".

Llegados a este punto, Pablo ahora solo piensa en disfrutar y no espera nada más allá. "No pienso en que sea una gran oportunidad porque eso me haría tener más presión. Solo quiero seguir siendo sólido, estando tranquilo y haciendo mi juego. Haciendo eso, mis opciones al menos las tendré", sentenció.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes