Djokovic: "Cuando rompo raquetas en la pista luego siento remordimiento"

El tenista serbio se abre en una entrevista y revela aspectos de su persona que seguro servirán de aprendizaje para mucha gente.

Novak Djokovic: "Cuando rompo raquetas en la pista luego siento remordimiento". Foto: Getty
Novak Djokovic: "Cuando rompo raquetas en la pista luego siento remordimiento". Foto: Getty

No está siendo un US Open sencillo para Novak Djokovic. El serbio viene de dos semanas soportando un intenso dolor en el hombro izquierdo que le está molestando a la hora de sacar y de golpear el revés. Después de haber superado una lesión en su codo derecho, ahora otra articulación le está poniendo en problemas. El de Belgrado se sentó con SportKlub en Nueva York, para tratar varios aspectos sobre su persona que seguro servirá de aprendizaje para muchas personas.

"Ahora tengo más paciencia que antes, aunque no soy paciente del todo", comienza diciendo Nole cuando le preguntan por los tres aspectos que mejor le definirían. "Ahora también soy más sabio, después de las experiencias negativas que viví y lo que hice para superarlas. Y por último diría la empatía. Ahora tengo más compasión por las personas, sobre todo desde que soy padre. Crecí en un hogar donde se cultivaron esos valores y ayudar a los demás es un compromiso de por vida", agrega el serbio.

Precisamente sobre el primer aspecto a resaltar, la paciencia, comenta sobre aquello que no le gusta de él y que reside justo en esa pérdida de papeles delante del ojo público. "Lamento romper raquetas en la pista. Intento no hacerlo pero cuando sale eso de mí, luego siento remordimiento", reconoce Nole. "Trato de perdonarme por eso. Todos somos humanos y todos cometemos pecados. Algunos dirán que es algo necesario porque me hace despertar pero no me gusta. Soy consciente de que no envía el mejor mensaje a los jóvenes, así que siento un poco de conciencia".

El periodista le invita a echar una mirada atrás y elegir algún partido que le gustaría volver a jugar. "Elegiría alguno de los Juegos Olímpicos. Bien las semifinales de 2012 en Londres o contra Del Potro en Rio de Janeiro. Probablemente, elegiría este último. Si no me doliera la muñeca, jugaría ese torneo otra vez. Estaba en mi mejor momento de forma y me sentía muy motivado para estar allí, pero todo sucede por una razón y trato de ver esas derrotas y momentos dolorosos como lecciones inevitables", confiesa.

Djokovic tiene palabras para los miembros de su equipo, de los que cuenta lo que significan para él. "Marian (Vajda) es más que un entrenador. Es mi mentor. Mi hermano mayor. Un miembro de mi familia. Es extremadamente justo y generoso, paciente conmigo. Goran (Ivanisevic) es uno de las personas con las que he conectado más fácilmente en mi vida porque es muy accesible. Miljan (Amanovic) es un padrino de Dios. Me eligió y tuve el privilegio de bautizar a sus hijos. Con eso no creo que haya nada más que decir. Nuestra relación es casi inquebrantable y la relación que tengo con él la tengo con muy pocas personas en mi vida".

Preguntado sobre qué consejos que aprendió compartiría con el mundo, Novak no duda. "Uno es el más simple de todos pero es muy poderoso. No entendí realmente lo que significaba hasta hace unos años. Hablo de vivir el momento presente. No pensar en lo que sucedió o sucederá, sino centrar tu atención en el momento presente. En el aquí y ahora. Suena simple, pero es la tarea más importante para el hombre. Hagamos lo que hagamos, hay muchas cosas que nos distraen y el desafío es mantener la calma y vivir la vida objetivamente, no para reaccionar sino para crear. El otro habla sobre dar. Quien da, recibe en la vida. Tiene sentido y está vinculado a todos los ámbitos de la vida. Cuando una persona cultiva la emoción de la empatía en sí misma y se esfuerza en dar y solidarizarse por los demás, recibirá más energía y abundancia en la vida", apuntó.

Por último, Djokovic habla sobre aquello que le gustaría que cambiase dentro del mundo del tenis. "El Calendario. Programaría los torneos de forma diferente. Les daría más descanso a los jugadores. Pondría el Open de Australia en marzo y dejaría dos meses y medio sin torneos. Distanciaría los Slams para que Roland Garros, Wimbledon y US Open no estuvieran tan cerca. Y también haría que todos mis rivales jugarán contra mí un set con la mano izquierda", concluyó entre bromas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes