Wozniacki, en busca de la bala que nunca falla

La danesa llega a su torneo favorito con la intención de cambiar la tendencia actual. En Nueva York ha disputado cinco semifinales y logró dos subcampeonatos.

La sonrisa de Caroline Wozniacki cada vez que llega el US Open. Fuente: Getty
La sonrisa de Caroline Wozniacki cada vez que llega el US Open. Fuente: Getty

No hay que ser un lince para darse cuenta que el año 2019 no está siendo un camino de rosas para Caroline Wozniacki. A estas alturas de la temporada, la ex número 1 del mundo acumula un registro de 14-12 en el que no pudo superar la primera semana en ninguno de los tres Grand Slams disputados. Números que la han llevado a colgar del top20 y caer en el olvido cuando hablamos de favoritas. Sin embargo, el US Open es diferente. Allí la de Odense acumula cinco semifinales en su carrera, obteniendo dos subcampeonatos en 2009 y 2014. Un evento que siempre sacó lo mejor de su raqueta y que podría llegar al calendario en el momento en el que más lo necesita.

“En el pasado me hubiera puesto muy nerviosa en una fecha como ésta, pero hoy siento que puedo ganarme la confianza si consigo obtener unos buenos partidos de entrenamiento”, asegura Wozniacki en el diario Ekstra Bladet la actual 19 del ranking. “En este momento me encuentro súper bien, así es como lo vengo haciendo las últimas semanas. He estado practicando mucho y veo que empiezo a golpear las bolas en el momento preciso”, afirma la mejor tenista de la historia de Dinamarca.

En Nueva York alcanzará los 50 Grand Slams disputados en su carrera con un balance de 116-48, aunque en su cabeza rebote con más fuera una temporada en la que solo pudo superar en una semana los octavos de final, cuando perdió la final en Charleston ante Madison Keys. Un prólogo dubitativo que cambió a mejor tras un entrenamiento esta semana con Barty. “Ashleigh venía de jugar un gran tenis durante mucho tiempo, así que fue bueno probarlo todo con ella enfrente”, extrae de una victoria ante la australiana en una práctica. “Por lo general, las personas dicen que los partidos de entrenamiento no pueden nunca sustituir o compensar la falta de entrenamiento, pero sí puedes llegar a encontrarte muy bien, yo en las últimas semanas noto que he mejorado bastante. Me siento cómoda, tengo las cosas bajo control y siento que realmente encontré por fin mi ritmo de entrenamiento”.

Curioso fue ver a Caroline conquistar en el Open de Australia (2018) su primer y único Grand Slam, teniendo en cuenta la de veces que se había quedado a las puertas de hacerlo en la Gran Manzana. “Estoy en calma, una siempre puede ganar mucha confianza en un partido de entrenamiento, en muchas ocasiones también se trata de recuperar la rutina. Cuando eres más joven, quizá puedes ponerte más nervioso a la hora de comenzar un torneo, pero ahora soy lo suficientemente buena como para obtener todo ese conjunto en los entrenamientos previos, probándome ante el resto de jugadoras. Si no te sientes cómoda en los entrenamientos, tampoco lo harás en el combate”, insiste la danesa.

Para ganar en confianza, Wozniacki guarda bajo llave el recuerdo del US Open 2016, donde llegó en una situación similar y allí encontró la luz que le daría meses después las alegrías más grandes de su carrera. “Fue un gran año, seguro. Tengo en mente la victoria por 6-4 en el tercer set a Taylor Townsend. En aquel momento sentí que golpeaba la pelota tan bien como en los entrenamientos, aunque luego estuve a punto de caer eliminada en primera ronda. Eso me recordó lo rápido que pueden cambiar las cosas en el tenis. A lo largo de mi carrera siempre me he demostrado que puedo vencer a las mejores cuando me siento cómoda, solo se trata de comenzar a jugar tan bien como en los entrenamientos. Bueno, y tener un poco de suerte”, concluye antes de chocar en primera ronda ante Yafan Wang.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes