Djokovic inicia su andadura en Nueva York sin fisuras

El serbio jugó un duelo realmente convincente y superó a un Carballés competitivo, en especial en el primer set, para dar un buen primer paso en el Us Open

Djokovic golpea una derecha en su estreno. Fuente: Getty
Djokovic golpea una derecha en su estreno. Fuente: Getty

Sonreían Marian Vajda y Goran Ivanisevic en el calentamiento previo. Por primera vez reunidos tras el comienzo de su unión en Wimbledon, el box de Djokovic estaba al completo para ver al serbio avanzar sin fisuras en su inicio en Nueva York, en un duelo donde inclinó la balanza ante Roberto Carballés en una hora y cincuenta minutos (6-4, 6-1, 6-4).

Luciendo un nuevo modelo del 'cocodrilo', color azul marino para camuflarse con la Central de la Arthur Ashe, el campeón serbio iniciaba su defensa del título calibrando su tenis, con un gran intercambio moviendo la bola de lado a lado y cerrando en la red, dejando a las claras quién mandaba. Sin embargo, Carballés zafó un juego de casi diez minutos salvando varios break points gracias a grandes primeros saques y, sobre todo, un revés paralelo a la línea que dejó sentado a Djokovic.

Con una enorme actitud, sin achicarse ante el buen nivel del serbio y apoyado en un muy buen porcentaje de primeros saques, Roberto también dejaba destellos de calidad (un resto directo a la cruceta con 2-2, 30-15 al servicio del serbio). Quizás el tinerfeño podía hacer más al resto, situándose algo lejos teniendo en cuenta que estaba siendo capaz de jugar de tú a tú. Roberto corría a todo y consiguió llegar al 30 iguales tras alcanzar una buena dejada del serbio con 3-3 en el marcador; al siguiente punto la reacción del serbio no se hizo esperar, dominando con el drive y cerrando en la red un gran punto.

Con el 4-3, Djokovic volvió a subir el nivel y dispuso de dos bolas de break, pero Roberto dejó a todo el público con la boca abierta gracias a dos puntazos, dándose el lujo de cerrar los puntos en una red que estaba de su parte. El español mantenía una intensidad espectacular y no parecía mala idea para el serbio variar el juego, como demostró en el punto que le dio el 5-4, un rally de esos que levantan al público de sus asientos. La realidad era que Djokovic no conseguía aprovechar las oportunidades que creaba (o más bien Carballés no le dejó aprovecharlas) y en términos de juego la distancia no parecía insalvable.

Sin embargo, el serbio volvió a oler sangre y esta vez no desaprovechó la oportunidad. Dos restos de derecha a los pies, una gran subida a la red aprovechando una bola corta y juego y set al bolsillo, un set realmete competitivo gracias al buen nivel al servicio y la actitud ganadora y valiente de Carballés en los momentos de presión, pero con un guion que hemos visto muchas veces: cuando llega el 4-4, Djokovic acelera, no falla y sin hacer demasiado te arrebata el set.

El segundo set inició sin bajar un ápice la dureza del encuentro. Djokovic tuvo que maniobrar y tirar de creatividad en su juego para romper el servicio de Carballés de salida, con una gran dejada y continuación que hacía que el serbio tomase una ventaja que no quería desaprovechar. Su confianza crecía, tirando incluso de saque-red, un territorio donde se mostraba realmente convincente (a medidados del segundo set, llevaba 16/17 de puntos en la red). Nole hacía del servicio una verdadera fortaleza y esprintó hacia un cómodo 4-1 de ventaja. Las estadísticas del segundo set, en el que el bajón de intensidad de Roberto fue evidente, hablan por sí mismas: Djokovic solo concedió 1 (!) punto al servicio (16 de 17) y solo cedió un punto en la red (9 de 10).

Llegados a este punto, es una hazaña al alcance de muy pocos remontar una desventaja de dos sets a cero ante Novak Djokovic. Aún así, Carballés seguía mostrando su espíritu de lucha ante un Djokovic sin fisuras. Era realmente complicado cambiar la dinámica de los intercambios, así que al tinerfeño no le quedaba otra que tratar de meter cuanta más bola en pista mejor. Con 2-2, una serie de grandes puntos desde el fondo por parte del serbio, incluyendo un enorme revés paralelo, y un gran passing que no pudo devolver Carballés clavaron la última daga en el tenis del residente de Granada. En el juego siguiente, sin embargo, el tinerfeño se lo puso difícil a Djokovic, soltándose y clavando un resto directo un buen passing cruzado con un ligero toque cerca de la red, pero se repitió la dinámica de todo el partido: el serbio esquivó ese 15-30 con facilidad y puso la última marcha hasta cerrar el encuentro.

Así pues, Novak avanza en la Gran Manzana en un duelo donde mostró lo mejor de sí mismo, evitó complicaciones en el inicio de un Grand Slam y doblegó con buen tenis la férrea resistencia del español. Además, nos regaló puntazos tan característicos como este. (Fuente: @MattRacquet)

Comentarios recientes