Corea del Sur, el despertar de una potencia asiática

A pesar de su poca tradición tenística, Corea del Sur está cada vez más presente en la élite y apuesta fuerte en el futuro del tenis.

SoonWoo Kwon en 2019. Foto: gettyimages
SoonWoo Kwon en 2019. Foto: gettyimages

Auge económico, industrialización, surgimiento de una clase acomodada, vanguardismo en tecnología y jóvenes con acceso a estudios superiores. Son características evidentes de una sociedad muy desarrollada, como es la de Corea del Sur. El país que apostó por el capitalismo y que se erige en dique inamovible de sus vecinos del norte y de China, alineándose con el modelo japonés. Cn 51 millones de habitantes y un futuro repleto de oportunidades debido a su firme apuesta por la tecnología, el deporte lleva años siendo el fiel reflejo de su poderío. Primera potencia mundial en tiro con arco, no han bajado de las dos decenas de medallas olímpicas y quieren incorporarse a la élite de otros deportes en los que tienen menor tradición. Uno de ellos es el tenis.

El surgimiento de un talento como Hyeon Chung fue percibido por muchos hace años como algo esporádico, uno de esos fenómenos fruto de la globalización en los que los talentos naturales se pueden moldear en casi cualquier contexto. Sin embargo, el "profesor" se está viendo secundado por una pléyade de jóvenes de su misma quinta, que si bien es cierto parecen gozar de menor potencial, aspiran a perpetuar la bandera surcoreana en el top-100 durante los próximos lustros. La meteórica irrupción en las últimas semanas de SoonWoo Kwon, de 21 años, le ha llevado al top-100 y al cuadro final del US Open 2019, al que ha accedido tras pasar una fase previa muy exigente en la que pudo compartir tiempo con su amigo Chung.

"Estoy muy feliz de verlo jugar a un nivel tan alto. Hemos entrenado infinidad de veces juntos y somos muy amigos", señala Hyeon sobre su compatriota. Además de ellos, la impresionante historia de Duckhee-Lee ha sido objeto de gran atención y a sus 21 años también parece tener margen de mejora. Yunseong Chung, misma edad que los dos anteriores, está afincado en el top-300 y mira con optimismo el futuro. Uno puede ser casualidad, cuatro no. Desde la federación surcoreana se está trabajando duro, invirtiendo dinero, tiempo y esfuerzo en generar una cultura tenística que ofrezca la posibilidad de ser una potencia en el futuro. "Esto significa mucho para nuestro país. Sonwoo y Hyeon tiene una gran relación, son competitivos entre sí pero se respetan y admiran. Sus figuras van a ser un trampolín para el tenis, queremos que cada vez más niños de nuestro país se interesen por este deporte", señala Kyu Tae Im, entrenador de Kwon, en unas palabras recogidas por la ATP.

La irrupción de SoonWoo Kwon ha sido meteórica; ganó su primer partido ATP en Atlanta y unas semanas más tarde parece tener serias opciones de ganar un partido de Grand Slam, ya que se medirá a Hugo Dellien después de pasar la fase previa. "Para mí era un sueño llegar al top-100 y ahora que lo he conseguido antes de lo que pensaba, no puedo dejar de soñar con lo que el futuro podría depararme. Estoy más motivado y emocionado que nunca", aseveró el surcoreano. Su compatriota, Hyeon Chung, volverá a pisar la fase final de un Grand Slam después de un largo período de lesiones. "Echaba de menos esta sensación. Lo único que quiero es estar sano, concentrado y pensar en un buen futuro. No es nada fácil jugar después de estar seis meses fuera de las pistas", desvelaba un Chung que medirá fuerzas con Ernesto Escobedo. Grandes expectativas en torno al tenis surcoreano en este US Open 2019, que podría erigirse en lanzadera definitiva para que den un salto de calidad en los próximos tiempos.

Comentarios recientes