Medvedev: "Soy un loco de las consolas, si jugara durante los torneos no tendría estos resultados"

El ruso valoró el tremendo esfuerzo físico que está realizando, habló de lo que supone ser top10 y desveló su afición por las consolas.

Daniil Medvedev en Cincinnati 2019. Foto: gettyimages
Daniil Medvedev en Cincinnati 2019. Foto: gettyimages

Es la gran revelación el circuito ATP en lo que va de temporada. Daniil Medvedev acumula una racha ganadora impresionante y, lo que es más importante, transmite sensaciones de poderío que resultan aún más prometedoras por el margen de mejora que se atisba en su juego. Tener la capacidad de haber jugado 14 partidos en los últimos 18 días, habiendo firmado dos finales y sin ver en él ninguna fisura en lo físico ni mental, le presentan como un jugador listo para el abordaje de grandes retos. Afincado en el top-10 desde hace unas semanas, el ruso volvió a ganar en el ATP Masters 1000 Cincinnati 2019, en un duelo fratricida, esta vez ante Andrey Rublev, y reflexionó sobre diversos asuntos muy interesantes de su cambio de estatus reciente.

-Cansancio físico y dominio sobre sus compatriotas. "Evidentemente estoy cansado, noto el desgaste. Intento ir partido a partido y me ha ayudado mucho jugar la mayoría de mis encuentros a dos sets, incluso los dos que perdí, que fueron derrotas contundentes. No dudo de que un duelo que se resolviera por 7-6 en el tercer set me haría sufrir mucho, pero me siento muy bien con mi tenis y eso me da confianza", aseveró un hombre que ya posee la vitola de gran dominador del tenis ruso. "No es fácil jugar partidos contra compatriotas con los que me he criado tenísticamente hablando. Significa mucho para mí haber ganado a los dos", declaró.

-Diferenciales que aporta ser top-10. Todo aquel que accede a este selecto grupo parece revestido de un aura especial y así lo confirma el jugador ruso. "No todo es igual. Aparte de la ventaja que otorga en cuanto a los sorteos de los cuadros, porque es un alivio saber que no tendrás que enfrentarse a los mejores hasta rondas finales, sí observo una mayor atención por parte de los organizadores de los torneos, es como que te cuidan más. Por ejemplo, en Washington el torneo me dio un coche para poder moverme con más libertad. Creo que son privilegios que los que estamos ahí nos hemos ganado a pulso", comentó un hombre consciente de sus responsabilidades. "Para perpetuarme entre los mejores debo hacer esto, ser capaz de competir bien en semanas consecutivas. Ahora siento que estoy listo para grandes éxitos", dijo.

-Opciones contra Novak Djokovic. "Es el gran favorito. No voy a descubrir yo ahora su grandeza. Siento un profundo respeto hacia él", señaló un hombre que ya sabe lo que es vencer al ruso, habiéndolo conseguido en su último precedente, en Montecarlo 2019. "Creo que va a salir muy motivado. Este tipo de jugadores no soporta perder y es probable que quiera tomarse la venganza de ese partido y demostrar así por qué es el número 1 del mundo".

-Pasión por las consolas. Si hace unos días descubríamos algo más de su carácter y datos curiosos como su amor por la panna cotta, esta vez Daniil ha sorprendido desvelando su auténtico fervor por las videoconsolas y mostrándose serio en lo concerniente a sus rutinas durante los torneos. "Soy un loco del FIFA. Se me dan bien todos los juegos, pero ese me encanta. Soy consciente de mi "vicio" con los juegos de PlayStation así que decidí hace años no llevar nada a los torneos. Me vuelven loco y veo incompatible tener una PlayStation en el hotel y hacer buenos resultados. Cuando voy a casa sí que disfruto de ello", aseguró.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes