Djokovic inclina la balanza ante Pouille y avanza a las semifinales de Cincinnati

El actual número uno del mundo consiguió sacar adelante un partido bastante equilibrado. Los errores del francés en el tiebreak del primer set fueron determinantes.

Djokovic se metió en su semifinal N°151. Foto: Getty
Djokovic se metió en su semifinal N°151. Foto: Getty

Ojos abiertos como en señal de atención, mirada fija y remera a rayas. Novak Djokovic se camufló en un tigre de bengala para protegerse de cualquier tipo de peligro. Y vaya que necesitó esas condiciones para vencer al francés Lucas Pouille por 7-6(2) 6-1 en una hora y 26 minutos en el marco de los cuartos de final del Masters 1000 de Cincinnati, donde se medirá mañana ante Daniil Medvedev por las semifinales y, de ese modo, intentar continuar firme en su camino hacia la defensa del título logrado el año pasado en tierras estadounidenses.

Tan sólo el primer set sirvió de recompensa para todos aquellos fanáticos que pagaron por un ticket para presenciar en vivo y en directo el partido. También a los que decidieron quedarse despiertos o postergar alguna salida con amigos. Ambos desplegaron un nivel superlativo. Firmes en sus juegos de saque, enfocados en sus tácticas previas, en esos estudios caseros para fortalecer las virtudes y trabajar sobre las debilidades contrarias. De hecho, el francés planteó un juego cuasi perfecto durante ese período. No obstante, cuando llegaron al tiebreak pareció haberse producido un cambio de jugador. Como si lo hubieran reemplazado. Bajó el nivel, se desconcentró, cometió cinco errores no forzados seguidos y Djokovic, zorro viejo, no dejó pasar el tren y se terminó quedando con los penales por un contundente 7-2.

Luego, el encuentro se rompió. Pouille se vio lejos en el marcador. Seguramente sintió el esfuerzo realizado que terminó sin recompensa alguna. En consecuencia, dejó de pisar el acelerador, situación que aprovechó el serbio rompiéndole el servicio en dos oportunidades consecutivas. Además, cuando estaba 3-1 arriba consiguió levantar tres chances de quiebre. Pura jerarquía.

Lo negativo para Nole fue que finalizó con un dolor en su brazo derecho –tuvo que llamar al fisioterapeuta-. Habrá que ver como se encuentra mañana cuando se tenga que medir ante Medvedev, uno de los jugadores más consistentes tenistas del momento, en lo que serán las semifinales número 151 en su carrera. Una verdadera locura que sirven para dimensionar sus éxitos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes