Roberto Bautista ya es nuevo miembro del top-10

El español superó a Kecmanovic en un encuentro donde no hubo color. La solidez del castellonense y el buen hacer con su derecha minaron la moral del serbio

Roberto Bautista en Cincinnati. Fuente: Getty
Roberto Bautista en Cincinnati. Fuente: Getty

Roberto Bautista certificó su ingreso al top-10 tras derrotar con claridad a un desdibujado Miomir Kecmanovic (6-1, 6-2) y avanzar con paso firme a los cuartos de final del Masters 1000 de Cincinnati. Apenas hubo historia en un encuentro donde el serbio cometió 21 errores no forzados y nunca encontró su lugar en la pista.

Tras un intercambio de 22 golpes que cerró Kecmanovic con un potentísimo revés cruzado, Bautista salvó la primera bola de break del partido valiéndose del saque. Hizo lo propio con el siguiente punto para acabar cerrando un juego complicado, en el que Miomir salió a atacar. Sin embargo, ya en el siguiente juego Roberto puso tierra de por medio en el marcador, valiéndose de varios errores de un Kecmanovic algo desinflado. El castellonense estaba abriendo hueco en base a sus derechas planas cruzadas, que no encontraban réplica en el golpe de drive del serbio.

Parecía que la única forma de generar superioridad era buscando pequeños ángulos con el revés cruzado. La falta de puntos gratis al saque obligaba a Miomir a sacrificarse demasiado desde el fondo, y Bautista no fallaba una pelota. Había winners de bella factura por el lado del revés, pero Rober acababa erosionando el tenis del serbio. El doble break en el cuarto juego certificó su insultante superioridad, y a pesar de alcanzar el deuce en el siguiente juego, la solidez del valenciano seguía fuera de toda duda. El serbio evitó el rosco, pero no un claro 6-1 que se explica gracias a los 7 winners de derecha de Bautista y los 11 errores desde el fondo de Miomir. Es en ese intercambio de derecha a derecha donde se marcó toda diferencia, ya que la pelota plana de Bautista volaba por la pista, haciendo estragos en un Kecmanovic que gusta de tener tiempo para preparar su drive, tiempo del que no dispuso.

Dos cañas de derecha en el primer juego del segundo set permitieron a Bautista volver a romper. Solo existía un jugador en la pista, y Rober consolidó el break con, de nuevo, derechas que volaban sobre la Grandstand de Cincinnati. Kecmanovic estaba totalmente ido del encuentro, con la sensación de que era un duelo de un hombre contra un niño, y cedió otro break en lo que parecía un grito de clemencia: parecía que ambos jugadores querían acabar cuanto antes con un duelo que ya tenía un claro vencedor.

Y una hora justa acabó durando un partido cuyo desenlace se vio claro desde la primera rotura de servicio de Roberto, que ni tan siquiera celebró con efusividad la victoria a sabiendas del clima frío y desigual del encuentro. A pesar de esa tranquilidad mostrada al final del partido, Roberto acaba de cumplir una de sus principales metas, arribar al top-10 después de una progresión continuada en el ranking y, sobre todo, tras reponerse de la dura pérdida de su madre allá por mayo de 2018. Tan solo un año y meses después, la vida ahora sonríe a uno de los mayores currantes del circuito, el hombre que más victorias ha cosechado en pista dura desde 2016 y la demostración de que el trabajo, el esfuerzo y la solidez dan frutos. Y aún queda lo mejor: el castellonense no quiere mirar atrás. Espera Richard Gasquet por un puesto en las semifinales, dentro de una parte baja del cuadro realmente desigual... ¿será capaz Bautista de alcanzar su segunda final de Masters 1000? Es el momento idóneo para ello.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes