Las 10 conclusiones que deja la Rogers Cup 2019

Repasamos todo lo ocurrido en Canadá durante una semana muy intensa y repleta de emociones,  así como la manera en que puede influir en lo que resta de temporada.

Rafael Nadal, ganador de Montreal 2019. Foto: gettyimages
Rafael Nadal, ganador de Montreal 2019. Foto: gettyimages

No hay tiempo para mucho más que congratularse de la magia de este deporte. Apenas unas horas de culminar una esplendorosa semana en Canadá con la disputa de los dos torneos que conforman la Rogers Cup 2019, la plana mayor del tenis mundial se muda a Cincinnati para seguir con su puesta a punto de cara al US Open 2019. Sin embargo, todas las emociones vividas durante esta semana en el ATP Masters 1000 Montreal 2019 y el WTA Premier 5 Toronto 2019 merecen ser analizadas porque pueden ser determinantes a la hora de vislumbrar qué puede ocurrir a corto y medio plazo. Rafael Nadal y Bianca Andreescu han hecho una auténtica demostración de poder y salen del país norteamericano repletos de confianza y con un título importante bajo el brazo. Pero hay mucho más. Estas son las diez conclusiones que deja la Rogers Cup 2019.

1. Rafael Nadal agranda su leyenda.

Lo ha vuelto a hacer. Nadal confirma que sigue siendo un jugador practicamente inabordable para cualquiera que no sea Djokovic o Federer, incluso en pista dura. Cuando el balear se encuentra en plena confinaza y bien físicamente, es capaz de desplegar su mejor tenis en cualquier contexto. Título 35 de Masters 1000, primera vez que defiende un gran torneo sobre pista dura y expectativas elevadas de cara al US Open.

2. Daniil Medvedev, aviso a navegantes de su enorme potencial.

No es el jugador más vistoso y carismático, pero su velocidad de bola y capacidad para desbordar rivales está yendo a más cada semana. Dos finales perdidas consecutivas, en Washington y Montreal, demuestran que se encuentra muy cerca de erigirse en un firme candidato a la gloria allá donde vaya. Ya es el octavo mejor jugador del mundo y la manera en que ha despachado a sus rivales en el torneo canadiense genera un poso de alerta a todo el circuito.

3. Roberto Bautista, primera tentativa frustrada a un objetivo alcanzable.

El español se quedó a las puertas de alcanzar uno de los grandes objetivos de su carrera: el top-10. Siempre pareció algo lejano e incluso utópico, pero su regularidad esta temporada le confiere el lujo de acariciarlo con la yema de los dedos y tener claro que habrá más oportunidad. Está a solo 160 puntos de Fognini y no tiene nada que reprocharse en el partido que perdió ante Monfils. No defiende puntos en Cincinnati ni Nueva York, por lo que si sigue haciendo las cosas bien, pronto inscribirá su nombre en la historia del tenis.

4. Fabio Fognini y la necesidad de tomar decisiones.

El italiano es el fiel relejo de un "quiero y no puedo". Su enorme talento y estado de máxima confianza al estar en la mejor temporada de su carrera, le permiten ganar partidos incluso a pesar de la lesión en un gemelo que arrastra desde hace meses. Su comentario nada más terminar el partido ante Nadal ("tengo que operarme ya") pone de manifiesto que no puede competir al 100% de sus posibilidades y eso es letal cuando juega contra los mejores. Si lo posterga mucho más, podría ser más complicado el retorno triunfal tras la cirujía.

5. Los jóvenes siguen sin encontrar regularidad.

Se esperaba mucho de Tsitsipas, pero acusó el esfuerzo realizado en Washington. Se esperaba mucho de Aliassime y Shapovalov, pero ninguno de los dos dio el nivel esperado. Se esperaba mucho de Zverev... No, el problema del alemán es tan grave que a estas alturas ya no se le percibe como candidato a todo allá donde va. La manera que tuvo de perder frente a Khachanov en cuartos de final denota una crisis existencial de la que será difícil que salga a corto plazo. De Miñaur y Tiafoe tampoco dieron la talla.

6. Bianca Andreescu, una tenista diseñada para la épica.

Tener la capacidad de conectar con el público no es sencillo y la canadiense lo consigue con su juego y actitud. Esta guerrera de las pistas se ha sobrepuesto a molestias en un hombro, en un muslo y a la falta de ritmo competitivo al presentarse en el torneo. Remontó partidos ante rivales como Bouchard, Kasatkina, Bertens y Pliskova y terminó alzándose con un título que eleva su carrera a un estatus superior. Se fltra en la zona noble del ranking y vuelve a ser percibida como candidata a todo y jugadora de futuro esplendoroso.

7. Serena Williams y el lastre de los problemas físicos.

No hay manera de que la estadounidense encuentre regularidad. Sigue sin darse cuenta de que su hegemonía y superioridad es cada vez más nimia y que si no está al 100% es muy atrevido pensar que puede ganar torneos. Lo intenta pero al final acaba recayendo de alguna dolencia que le aleja de su objetivo. Habrá que ver si es capaz de recuperarse de cara al US Open 2019, su gran objetivo.

8. Ashleigh Barty acusa la resaca del éxito.

La decepción de Wimbledon parece haber sido algo más que un tropiezo. Barty no estuvo al nivel esperado en Canadá y se ve desalojada de la cúspide en el ranking. Tendrá que seguir trabajando para recuperar ese nivel de juego que le permitió triunfar en París.

9. Naomi Osaka, cada vez más cerca de su mejor nivel.

La japonesa no se encuentra en el nivel de confianza con el que se presentó el pasado año en Nueva York, pero su tendencia es claramente al alza. Después de odiseas en el desierto como han sido las giras sobre tierra y hierba, Naomi vuelve a su hábitat natural y poco a poco ve cómo su tenis vuelve a fluir. Si es capaz de cuajar un buen torneo en Cincinnati podría ser firme favorita en Flushing Meadows.

10. Falta de consistencia de la segunda línea y surgimiento de nuevos nombres.

¿Dónde han quedado nombres como Sloane Stephens, Angelique Kerber, Caroline García, Madison Keys, Belinda Bencic o Kiki Bertens? Las tenistas que acostumbraban a mantener un tono general positivo y alcanzar escaramuzas victoriosas, están inmersas en una ola de irregularidad que favorece el surgimiento de un nombre novedoso en casi cada gran torneo. En esta ocasión ha sido el de la joven checa Marie Bouzkova, que rompió todos los pronósticos para situarse en semifinales. Habrá que ver si es capaz de sostener ese nivel durante más semanas.

El tenis cambia de país con el anhelo de encontrar otra semana que ofrezca un nivel de tenis y emoción como la vivida en Canadá. En el ATP Masters 1000 Cincinnati 2019 y el WTA Premier 5 Cincinnati 2019 se determinará el orden de los cabezas de serie en el US Open 2019, algo que se antoja realmente importante de cara al último Grand Slam del año. Solo queda seguir disfrutando de la magia del deporte rey de la raqueta y comprobar si lo acaecido en Montreal y Toronto tiene consecuencias inmediatas. ¡Que continúe el espectáculo!

Comentarios recientes