Andreescu 'se vino arriba' celebrando el título en Toronto

Se tuvo que reprimir al ver la retirada de Serena Williams, pero Bianca Andreescu sabía qye un título como éste merecía la mejor de las celebraciones. Esperó su momento, se armó de valor y se subió a la silla del juez de silla. Era la primera jugadora local de toda la historia en conquistar el trofeo en Canadá, por lo que no creo que le miren mal. Es la alegría de una mujer que ha tocado el cielo en casa, pocas emociones más bonitas que esa.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter