Monfils: "Vengo de la nada. Soy un hombre con suerte"

El tenista francés reflexionó sobre la influencia de la opinión pública en su carrera, mostrando su agradecimiento con el deporte que le dio una oportunidad

Gaël Monfils, tras su victoria en primera ronda. Fuente: Getty
Gaël Monfils, tras su victoria en primera ronda. Fuente: Getty

Muchas líneas y hojas de papel se han utilizado durante toda la carrera deportiva de Gaël Monfils. El francés es uno de los hombres más carismáticos del circuito, que entretiene y, a veces, decepciona a partes iguales. Capaz de sacarse de la guantera golpes inverosímiles y, a la vez, de no cumplir las expectativas en cada uno de los partidos importantes que disputa. Su mentalidad de "showman" es, para algunos, lo que le separa de haber sido un jugador de época y se haya quedado en un "what if" de manual.

Pocas veces se ha abierto Monfils sobre cómo la opinión pública ha podido influir en él, tanto en la persona como en el "personaje". ¿De verdad podía haber sido Gaël un jugador de época, la cara que debía liderar su generación en lugar de la de Tsonga? Lo cierto es que nadie lo sabe más allá de él. Su excéntrica personalidad en la pista se combina a la perfección con una faceta más 'tímida' enfrente de los micrófonos, sin hacer declaraciones polémicas o fuera de tono y manteniendo el respeto por el deporte a lo largo de su más de una década de carrera.

Tras derrotar a Ilya Ivashka en su segundo duelo en el Masters 1000 canadiense, Monfils pasó por rueda de prensa y reflexionó, en profundidad, sobre todos estos aspectos. ¿Es Gaël un showman y se conforma con eso, sin tener nunca la fuerza mental para ganar un Grand Slam? "A lo largo de mi carrera me he mostrado como yo soy. A veces los haters malinterpretan la suerte que tengo de hacer lo que hago, el hecho de tener salud y jugar el deporte que es mi pasión. Para mí el tenis es una pasión; algunos dirán que es un trabajo, y sí, en cierto modo lo es, pero es un deporte. Mi pasión. Puedo jugar con niños durante horas. Cada vez que entro a la pista es una bendición. Veo a muchos de mis amigos que desearían estar ahí, así que pienso, trabaja para ello, disfrútalo y sé tu mismo, no juegues ningún papel distinto".

Las reflexiones de Monfils van encaminadas a aceptar una realidad: que entra dentro del grupo de los muy afortunados, esa élite que hace de su pasión su forma de vida. Pero para poder alcanzar ese status se requieren horas de trabajo y sacrificio que no todo el mundo ve, preferiendo aceptar la narrativa del "qué podía haber sido": "Ahora soy un poco más viejo, así que puedo reflexionar y mirar atrás un poco. Vengo de la nada. La gente ve a Gaël Monfils y piensa: "debería haber hecho esto, lo otro". Nunca en la vida mis padres me han dicho eso. Saben que vengo de la nada.

El tenis es increíble. Me da la oportunidad de viajar alrededor del mundo, ver diferentes culturas y compartirlo con mi familia, de ayudar a mi familia y que a la vez, yo disfrute. Con los años creas un núcleo de fans, gente que viene a verte... sí, soy un hombre con suerte. Por eso sigo trabajando duro".

Son palabras que, en cierto modo, azotan a todos aquellos que se empeñan en buscar la negatividad en su carrera. Estar agradecido con el tenis y con la vida es la filosofía de un Monfils que, además, muestra alegría al ver que son cada vez más los deportistas que alzan la voz peleando por diversas causas: "No tengo el suficiente conocimiento para hablar de temas como la política, por eso no suelo pronunciarme en ese tipo de cosas. Cuando peleo por una causa, es porque la conozco. No tengo miedo de decir nada. Creo que ahora cada vez la gente ve más, definitivamente hay deportistas que alzan la voz y pelean. Es genial para el deporte. Es genial para la vida".

Pasando a un plano deportivo, el francés mostró algunas molestias al final de su partido producto de una lesión producida en Wimbledon que, admite, lo han dejado ligeramente mermado: "Estoy un poco cansado y no me pude mover bien al final por el cansancio. Fui capaz de soportarlo y ganar el partido por experiencia. Eso sí, jugué mejor que el anterior partido hasta que bajé el nivel un poco al final. Me falta entrenar más ahora mismo, porque por la lesión no estoy lo suficientemente en forma". Monfils se medirá ahora a Hubert Hurkacz, verdugo de Tsitsipas, por un puesto en los cuartos de final.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter