Bautista: "El top-10 es uno de mis objetivos"

El jugador castellonés desgrana lo que sintió en las semifinales de Wimbledon, cómo encara la gira norteramericana y una predicción especial de Federer

Roberto Bautista, durante las semifinales de Wimbledon. Fuente: Getty
Roberto Bautista, durante las semifinales de Wimbledon. Fuente: Getty

Roberto Bautista se prepara para un tramo de temporada en el que quiere continuar con las alegrías que el 2019 le está dejando. El castellonense alcanzó hace solo unas semanas su mejor resultado histórico en Grand Slam, y la pista dura de velocidad media-rápida que se le presenta en Canadá y Cincinnati debería venir como anillo al dedo a su juego, dejándole en la rampa de lanzamiento para un gran Us Open. En su última entrevista, Roberto charló con el periodista Omid Sokout para Castellón Plaza, dejando constancia de cómo se sintió antes y durante aquella semana mágica:

"Fueron dos semanas de buen tenis y uno de los mejores resultados de mi vida. Venía con muy buenas sensaciones después de Miami y me encontré con mucho nivel en los entrenamientos de la gira de tierra. Luego, los resultados en esa gira no fueron los que me esperaba, pero seguí trabajando duro y preparándome bien y por suerte en la gira de hierba se obtuvo la recompensa a todo ese trabajo"

En esas dos semanas, Roberto tuvo que aprender que lidiar con la presión mediática y la expectación que le suponía estar en semifinales junto a tres de los mejores jugadores de la historia de este deporte. Todo lo que ocurre en Wimbledon se magnifica, y en su partido de cuartos contra Guido Pella los nervios, en algún momento, podrían haber hecho mella: "No sé si ese partido ha sido uno de los más complicados mentalmente, pero se asemajaba mucho a la sensación que tengo cuando juego Copa Davis, porque era un partido de mucha tensión y muy difícil de jugar. Es verdad que yo era favorito, o así lo sentía, y era una buena oportunidad porque no siempre tienes la posibilidad de disputar unos cuartos de final de Grand Slam y contra un jugador al que ya has derrotado con anterioridad".

La realidad es que Roberto superó el test y tuvo su recompensa a la hora de medirse contra el número uno del mundo. "Fue muy bonito. Wimbledon es uno de los torneos en los que los jugadores tenemos un vestuario separado entre cabezas de serie y no cabezas de serie, de tal forma que los primeros días el vestuario era muy pequeño y estaba lleno de gente, pero el día de las semifinales quedábamos cuatro. Me giraba a un lado y estaba Rafa; me giraba a otro lado y estaba Novak y luego tenía a Roger. Fue una experiencia muy bonita que ojalá se pueda repetir". Bautista cayó derrotado en cuatro mangas contra Djokovic, pero no tiene ningún tipo de remordimiento sobre su desempeño en aquel partido. "Este año, por ejemplo, Pouille jugó las semifinales de Australia contra Novak y fue arrollado. Yo creo que hice un buen partido y en el tercer set quizás merecí más de lo que indicó el marcador; en conjunto la semana fue muy positiva y el partido con Novak también".

Tras la tempestad llega la calma, pero estar durante dos semanas peleando en un Grand Slam deja una importante carga física y mental que repercutió en el último torneo disputado por Roberto: "La verdad que yo estaba eufórico después de Wimbledon y, hablando con mi equipo, decidí ir a Gstaad, pero es verdad que tras dos semanas de tanta intensidad, necesitas descansar y asimilar todas las emociones. Ese bache de energía que he tenido después de Wimbledon ya lo he superado y creo que ahora voy a ir para arriba".

Lo que se avecina para Bautista no es ni más ni menos que un gran momento de la temporada para sumar puntos. Volver a la pista dura y a un país que le ha dado alegrías durante esta temporada, Estados Unidos, se presenta como un buen momento para el castellonense, ya que además no defiende puntos (el año pasado no disputó ninguno de los dos Masters 1000 y perdió en primera ronda del Us Open). ¿Se encuentra Bautista en el momento perfecto para asaltar el top-10?: "Todas las giras son importantes para nosotros. El año es muy largo y tenemos que ser muy regulares, y para mí cualquier torneo es importante. Sí es verdad que hay semanas en las que estás menos preparado que otras, como ha sido el caso de Gstaad, pero ahora hay dos Masters 1000 y un Grand Slam, donde los buenos resultados te dan muchos puntos. Yo sigo haciendo las cosas como hasta ahora, me preparo como en cualquier otro torneo e intento dar lo mejor de mí".

"El top-10 es una buena oportunidad. No defiendo puntos en todo el verano y son tres torneos grandes a los que llego en un buen estado de forma. Estoy con energía, completando entrenamientos de tres o cuatro horas con buena intensidad, y si todo va bien, puede que esté en uno de mis objetivos, que es el top-10".

Por último, Roberto confesó una conversación que aconteció durante el torneo de Gstaad, ni más ni menos que con Severin Luthi: "Cuando jugué en Gstaad la semana pasada, estuve hablando con el entrenador de Federer y me dijo que después de aquel partido en Halle, Roger había pronosticado que llegaría a semifinales en Wimbledon. Son predicciones que a veces se cumplen y a veces no, pero él estaba convencido de que iba a hacer un buen torneo. También es cierto que la semana previa a Wimbledon entrenamos juntos y vio mi estado de forma".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter