Garín: “Ahora sí que estoy disfrutando lo que hago”

Christian Garín está teniendo la mejor temporada de su carrera. Después varios vaivenes deportivos y emocionales, logró consolidarse en la elite del tenis mundial.

Garín: "Me di cuenta que el tenis es mi verdadera pasión". Foto: Getty
Garín: "Me di cuenta que el tenis es mi verdadera pasión". Foto: Getty

2018 supuso un antes y un después en la carrera deportiva de Christian Garín. Se encontraba afuera del Top-200, fluctuando entre Challengers y algunos Futures y sin una estabilidad tenística que avizorara grandes resultados en el corto plazo. Sin embargo, una ráfaga de grandes resultados –con tres títulos Challengers ganados de manera consecutiva- lo puso nuevamente en la órbita de las grandes ligas. Aquella que había soñado desde chico. Desde su título en Roland Garros Junior 2013.

El chileno realizó la temporada pasada un click. Un cambio en su paradigma. Modificó por octava vez en su carrera al entrenador y contrató a Andrés Schneiter quien lo “reseteó” mental y tenísticamente. Básicamente, lo ayudó a encontrar la estabilidad que tanto estaba necesitando. "Fue difícil aceptar que había que hacer una transición que había que pasar por los futuros, las qualy de un CH, de hacer buenos partidos pero perder en la segunda ronda de un Challenger. Fueron momentos de muchos altos y bajos”, señaló Garín en una entrevista con ESPN Tenis. Él sabía que el talento lo tenía. Sin embargo, le costaba encontrar la regularidad justa para sacarle provecho a todo su potencial. En consecuencia, resaltó que “un factor muy importante fue consolidar un grupo de trabajo. Armar un equipo de verdad, con kinesiólogo y preparador físico”.

Durante varios años estuvo haciendo base en Europa. Más precisamente en la Academia de Rafael Nadal en España. A pesar de eso, aseguró que “haber vuelto vivir a Chile me sirvió bastante porque era algo que quería. Además, empecé a disfrutar lo que hago y así descubrí que el tenis es mi verdadera pasión”. Schneiter afirmó en el mismo medio que “cuando lo empecé a entrenar me encontré con un chico que no encontraba el rumbo. Tanto de su juego, como en su forma física ya que estaba excedido seis kilos y en tener una propia casa en la que poner la cabeza en frío. No tenía orden”.

Es por eso que valoran su meteórico ascenso en menos de un año. Si bien Garín cerró la temporada pasada con un nivel superlativo, no era fácil trasladar los resultados a los certámenes ATP. Y no sólo lo logró, sino que lo hizo que superó las expectativas. De hecho, en la gira de polvo de ladrillo sumó dos títulos (Houston y Múnich), lo que le valió estrenarse en el palmarés. Además, alcanzó otra final (derrota en San Pablo ante Guido Pella) y llegó a ubicarse en el puesto 32 del ranking mundial. En ese sentido, el nacido en Arica hace 23 años realizó un balance acerca de su rendimiento actual y manifestó: “Este es un año buenísimo para mí. He vivido cosas que no pensaba vivir tan pronto. Realmente estoy muy contento de que el trabajo de tantos años haya empezado a pagar”.

Comentarios recientes