Sock, sobre su lesión: "No hay mal que por bien no venga"

El tenista de Nebraska reflexiona sobre la lesión que lo ha apartado del tenis durante 2019. Esta semana, vuelve tras siete meses de parón en Atlanta

Sock vuelve tras siete meses de parón en Atlanta. Fuente: Getty
Sock vuelve tras siete meses de parón en Atlanta. Fuente: Getty

Hubo un momento en el espacio-tiempo en el que Jack Sock llegó a ser número 8 del mundo y finalista de las ATP Finals. Todo encajaba en el juego y la mente de Jack, que encarna a la perfección el prototipo de jugador estadounidense de los últimos tiempos: letal en algunos aspectos, dolorosamente incompleto en general. Sin embargo, a pesar de las más que notorias lagunas en su juego, Sock trabajó y se ganó su puesto en la élite del tenis mundial.

Han pasado cerca de dos años desde entonces. La vida del americano tomó un vuelco radical, todo debido a un año para olvidar, el de 2018, acentuado por una lesión a principios de 2019 que lo terminó por mandar al dique seco. Era momento para descansar y tener una filosofía diferente, volver con las pilas cargadas y tratar de coger impulso para salir del bache. Jack ha hecho suyos estos pensamientos y, en declaraciones a la ATP, explica con detalle cómo ha vivido este cambio de escenario: "Está claro que la mayor diferencia ha sido no estar viajando cada semana. Fue raro pero a la vez increíble estar en casa durante varios meses. Se hace extraño estar en casa tanto tiempo, estar en Estados Unidos tanto tiempo".

Fue en un entrenamiento, en el Open de Australia. Sock se desgarró dos ligamentos en el dedo gordo de su mano derecha. Una lesión tan extraña como desafortunada: la influencia que tendría en su vida diaria sería mayor de la que cualquiera pudiese pensar. "Si el tapón de la botella está realmente apretado, todavía no puedo abrirlo con normalidad. La verdad es que es una lesión que interfiere en muchas cosas, pero ahora soy capaz de hacerlo casi todo". Pero no solo tiene la lesión un peso importante en su vida diaria: la derecha, el principal arma de Jack en pista, requiere de una cantidad de spin brutal... difícil de conseguir cuando eres incapaz de maniobrar con el grip de la raqueta. "Mi derecha todavía está un poco fría. Esperaba, quizás, poder empezar a jugar antes, disputar dos torneos antes de las Us Open Series, pero no te das cuenta de lo mucho que necesitas tu dedo gordo en tu vida diaria. Teniendo en cuenta cómo sujeto la raqueta, la derecha fue lo último que empecé a hacer".

Todas estas piedras en el camino no han mermado el ánimo de Sock. A pesar de ser el actual número 180 del mundo, es probable que el americano obtenga diversas invitaciones de cara a los eventos de pista dura en esta gira por Estados Unidos, y a partir de ahí, será momento de volver a construir un buen ranking utilizando los Challengers para ello. Las reflexiones de Jack acerca de su lesión son positivas: "Está claro que 2018 fue un año para olvidar. Este año, enero fue un mes para olvidar. Nunca es bueno lesionarse, es desafortunado, pero creo que con el tiempo esta lesión podría ser el mayor 'no hay mal que por bien no venga' de toda mi carrera. Ser capaz de tener una nueva mentalidad, disfrutar de jugar a este deporte de nuevo y tener ganas de volver, estoy preparado para disparar. En general me siento fresco, y con esas ganas de volver a jugar de nuevo, algo que no he podido decir en mucho tiempo".

"Voy a estar feliz por volver a la pista. Ahora no soy favorito, lo que está bastante bien. Por ranking no voy a ser favorito, así que voy a ser capaz de salir ahí y jugar con una sonrisa, jugar con libertad. Si gano, increíble; si no gano significa que he vuelto a jugar. No me va a molestar".

Atlanta verá el regreso de uno de los principales bombarderos del circuito. Son meses de aclimatamiento para Sock, que tiene un gran objetivo: volver a sentirse tenista y dejar atrás dos años de molestias, dudas y mal juego. Jack is back.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes