Thiem: “Me encantaría hacerlo mejor en Wimbledon”

El austriaco, que afrontará esta semana el torneo de Hamburgo, hace balance de su efímera gira de hierba, donde solamente pudo jugar un partido.

Dominic Thiem regresa a la tierra batida. Fuente: Getty
Dominic Thiem regresa a la tierra batida. Fuente: Getty

El calendario ATP está dispuesto de tal manera que, incluso a los que les va muy bien, pueden sufrir peajes en algún momento del curso. Le pasó a Dominic Thiem, una vez más el segundo mejor tenista a lo lago de la gira de tierra batida europea, pero incapaz de lograr un solo triunfo en la gira de césped. Cierto es que fue directo a Wimbledon, y que otros como Nadal sí cumplieron de sobra, pero el austriaco es un jugador que de momento está en proceso de fermentación en cuanto a combinar las superficies. Antes de debutar en el ATP de Hamburgo esta semana, donde será el principal favorito, un pequeño análisis del sabor de boca que le dejó estos dos últimos meses.

“Sumando el año pasado y éste, en total he jugado cuatro partidos en pistas de hierba, lo cual no es mucho”, afirma el actual Nº4 del mundo. No es ningún secreto que la temporada de tierra batida me quita mucho, di todo lo que tenía físicamente durante esas seis semanas, también mentalmente, hasta llegar a la final de Roland Garros. Luego tuve que tomar la decisión de ir a Wimbledon sin disputar ningún torneo previo de preparación y luego, por supuesto, sumar la dificultad que tiene enfrentarse a alguien como Sam Querrey, a quien le encanta la hierba, en mi primer partido oficial del año en esa superficie”, confiesa Dominic en el portal Tennis.com.

Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros. En total fueron cinco torneos entre abril, mayo y junio, el planning habitual para cualquier tenista que esté dentro de los 20 mejores del mundo. Estas cinco paradas fueron resueltas con 19 victorias y 4 derrotas, regularidad sobresaliente de un Thiem que solo naufragó a las primeras de cambio en el Foro Itálico. Tanto éxito merecía luego un descanso prolongado, el mismo que se tomaron jugadores como Novak Djokovic o Rafa Nadal, asumiendo el riesgo de ir directos a Wimbledon sin pisar antes el pasto. Un riesgo que a Dominic, le salió mal.

“Esto me dará experiencia, ya veré cómo lo hago el curso que viene. La verdad es que a mí me gusta jugar sobre césped y, por supuesto que me encantaría hacerlo mejor en Wimbledon, pero llegar tan lejos en Roland Garros es una situación complicada para gestionar las semanas siguientes”, subraya el pupilo de Nicolás Massú, quien acumula seis participaciones en el tercer Grand Slam del año y solamente en una consiguió superar la segunda ronda. En 2017, donde se plantó por primera vez entre los 16 mejores, fue frenado en cinco mangas por el checo Tomas Berdych.

Entonces, ¿cuál es la solución? ¿Cómo puede entregarse a la hierba alguien que termina completamente exprimido la gira de polvo de ladrillo? Quizá disputando menos torneos sobre la superficie roja, aunque esta es una solución que el austriaco no contempla. “No, eso no es posible con el calendario que tenemos. De todos modos, después de Roland Garros ya no hay más torneos sobre arcilla, lo único que podría hacer es saltarme la gira de verano europea después de Wimbledon, Hamburgo y Kitzbuhel, pero son dos torneos que realmente amo. Es de las pocas posibilidades que tengo durante del año de jugar en casa”. El amor por la tierra batida es un amor distinto para Thiem, una relación a la que no le puede fallar. Mañana o pasado, habrá que esperar al orden de juego, Hamburgo ya le espera para verle debutar ante Pablo Cuevas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter