Lajovic: "Recordaré este partido el resto de mi vida"

El serbio entrenado por José Perlas estrena su palmarés. Descubrimos aspectos curiosos de su trayectoria profesional y vida personal. 

Dusan Lajovic en Umag 2019. Foto: gettyimages
Dusan Lajovic en Umag 2019. Foto: gettyimages

Si algunos consideraban que la tendencia al alza de Dusan Lajovic con resultados destacables como su final en Montecarlo este año era una casualidad, se han dado de bruces con que no es así. El serbio parece haber encontrado la madurez al filo de la treintena y se encuentra en el mejor momento de su carrera profesional. Consumado especialista en tierra batida, con su título en el ATP 250 Umag 2019 se ha convertido en el decimotercer jugador que estrena su palmarés en cuanto a títulos ATP esta temporada. Llevaba tiempo persiguiéndolo, haciéndose notar con triunfos destacados y un juego tremendamente sólido que ha acabado por darle los réditos soñados en la localidad costera croata.

Dusan ha tenido una carrera modesta, siendo un talento forjado a sí mismo a base de trabajo constante y sin recibir nunca la atención de unos medios serbios centrados en la figura de Djokovic. Empezó a jugar a tenis a los siete años porque no había plazas disponibles en ningún equipo de fútbol de su localidad, por lo que sus padres decidieron apuntarle al deporte rey de la raqueta con el fin de que hiciera algo de ejercicio. Lleva ya casi tres años trabajando junto al afamado José Perlas, en lo que ha supuesto un auténtico punto de inflexión en su carrera. "Me ha dado mucha confianza desde el inicio. Cree en mí absolutamente y eso me ha hecho darme cuenta de que tengo más tenis del que pensaba", aseguraba en un artículo de la ATP en el que se descubría su faceta de empresario.

"Desde joven soy adicto al café así que decidí montar con unos amigos una cafetería donde servir también helados, batidos y cafés de importación. Es un hobby, lo tengo al lado de casa y disfruto mucho pasando tiempo allí cuando estoy en Belgrado", señaló un Dusan que ha hecho cambios sustanciales en su juego. "Estoy tratando de ser más agresivo y dominante con la derecha", decía el balcánico, que recibe el aval de su entrenador. "La clave de su éxito está en su total compromiso para salir de su zona de confort, adaptar su estilo y buscar mejoras continuas", señalaba el 26 del mundo, que cuajó una semana notable en Umag venciendo a Andrey Rublev, Aljaz Bedene, Salvatore Caruso y Attila Balanzs. "Ha sido una semana espectacular. Recordaré este partido el resto de mi vida, siento un gran alivio por ganar mi primer título", comentó.

Su éxito tene más mérito después de haber tenido que someterse a una intervención quirúrjica hace menos de dos años por una hernia discal. Eso no impidió que haya retornado con más fuerza que nunca y se postule en candidato a todo en cualquier torneo sobre tierra batida. Habrá que estar muy atentos a lo que es capaz de hacer en los próximos eventos porque quitarse la presión de inaugurar el palmarés y ganar tanta confianza, puede suponer el punto de partido para continuar ascendiendo en el ranking de manera inexorable. Dusan Lajovic es ambicioso y tiene capacidad de seguir explorando sus límites.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter