John Isner y una capacidad innata para ser profeta en su tierra

El estadounidense vuelve a la senda de la victoria sumando su cuarto título en Newport y alcanzando un curioso dato estadístico.

John Isner, ganador en Newport 2019. Foto: gettyimages
John Isner, ganador en Newport 2019. Foto: gettyimages

Imagínense por un momento lo que debe suponer sufrir una fractura por estrés en un pie cuando se está en uno de los mejores momentos profesionales de una dilatada carrera. Hagan extensivo ese pensamiento a una persona de 208 centímetros de altura y 34 años. ¿Se imaginan que unos meses después podría estar levantando un título? Es lo que ha sido capaz de conseguir John Isner. El gigantón estadounidense, apreciado y admirado por todo el circuito, ha sido capaz de emerger de sus cenizas alentado por un motor incorruptible: la paternidad. Isner se levantó del varapalo que supuso caer lesionado en la final del Miami Open 2019, apoyándose en su mujer e hija y siendo consciente de lo importante que sería para él continuar en la élite y que su pequeña hija pudiera recordarle haciendo lo que mejor sabe: jugar a tenis.

Reapareció en Wimbledon 2019 con una evidente falta de ritmo, pero le han bastado unas semanas de entrenamiento para retornar a un gran nivel. Levantaba el título del ATP 250 Newport 2019, algo que le permite situarse como 14 del mundo, alcanzar el 15º título de su carrera profesional, asegurarse terminar por tercer año consecutivo con un trofeo más en sus vitrinas y demostrar que se puede ser profeta en su tierra. Y es que este es el cuarto torneo ganado por parte del estadounidense en la sede del Hall Of Fame. De los 15 eventos ganados por el de Greensboro, 13 de ellos han sido en terreno estadounidense y los otros dos en Auckland. Queda claro que su rendimiento sube cuando juega como local, y así lo confirma esta curiosa estadística.

El 58% de los puntos ATP ganados a lo largo de su carrera profesional han sido en Estados Unidos. Si se suman los puntos que ha ganado en países anglosajones, el dato es ya demoledor: el 74%. "Nunca pensé que sería posible ganar este torneo cuatro veces", señaló con emoción el estadounidense tras vencer en la final al kazajo Alexander Bublik y haber superado a otros duros rivales esta semana como Ugo Humbert, Matthew Ebden y Kamil Majchrzak. "No he podido disputar muchos torneos esta temporada, pero siento que puedo seguir siendo muy competitivo a poco que adquiera ritmo competitivo", aseguró en la web de la ATP un hombre llamado a seguir dando guerra.

Afrontará con mucha confianza la gira de las US Open Series, donde se ha comportado muy bien históricamente. Tanto es así que ha ganado el torneo de Atlanta hasta en cinco ocasiones y defenderá los cuartos de final cosechados el pasado año en Flushing Meadows. Aún hay tiempo para que este orgulloso padre de familia siga progresando y llegue en su pico de forma al US Open 2019. Aviso a navegantes el que ha dado John Isner esta semana.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes