Mardy Fish: “Si la Copa Davis cae, caemos todos”

El capitán estadounidense defiende el nuevo formato de competición pero exige a todas las Federaciones y jugadores que se unan en el mismo bando.

Mardy Fish durante una exhibición con Andy Roddick. Fuente: Getty
Mardy Fish durante una exhibición con Andy Roddick. Fuente: Getty

Estados Unidos, uno de los países más arraigados a la historia y tradición de la Copa Davis, presumirá de nuevo líder en las próximas finales de Madrid, en el mes de noviembre. En el banquillo ya no estará Jim Courier, alguien que prestó sus servicios durante casi una década, alguien que le cederá el testigo a Mardy Fish. El de Minessota venía ejerciendo ya un papel seundario como asesor y persona cercana al equipo de competición, por lo que ahora no le costará demasiado asumir un nuevo rol de capitán. En una entrevista llevada a cabo por Ubitennis, el estadounidense habla sin tapujos sobre la revolución del formato y el apoyo necesario para salir adelante con los cambios.

“Han sido unos meses divertidos, poco a poco me voy adaptando al rol que buscan los jugadores como capitán. He encontrado mucho respeto por parte de todos ellos, así que es algo maravilloso”, presume el ex número 7 mundial. “Siempre he sido un gran fanático de la Copa Davis, siempre dije que sí cada vez que tuve la oportunidad de jugar, por lo que aceptar este trabajo es un honor”.

Pero Fish no siempre disfrutó del tenis desde dentro, hechos que le llevaron a plantearse todo como deportista. “Mi vida en el hogar lleva tiempo siendo estable, con mi esposa y mis dos hijos, aunque sí que he estado haciendo algunos viajes por algunas exposiciones y para jugar al golf. Este nuevo rol no requiere de muchos viajes, solo haré los necesarios para hacer piña con el equipo. En Indian Wells, por ejemplo, estuve cinco días con los compañeros, luego en Miami también hice lo mismo. Durante la gira europea no he estado mucho, no volveré a viajar hasta verano. Lo único que quiero es que los jugadores sepan que tienen todo mi apoyo y que la USTA está ahí para ellos”, resume el americano.

Sobre la nueva Davis, Fish reparte cautela y esperanza a partes iguales. “Es pronto para decirlo, falta descubrir cómo funciona. La fórmula suena increíble, era el momento adecuado para un cambio, aunque no creo que fuera necesario hacerlo tan drástico. Sé que hay muchas personas en contra, pero esto significa que a la gente le apasiona, que se preocupa por ella. Sin embargo, las fechas a final de año son difíciles, pero al final del día es la Copa Davis y los jugadores que quieran encontrarán la forma de participar”, manifiesta el campeón de seis títulos ATP.

“No preveo ningún problema de disponibilidad, especialmente por los más jóvenes”, asegura ante la posibilidad de que los grandes nombres no se presenten a la cita. “Todos están muy entusiasmados por representar a Estados Unidos y el equipo nacional está en muchas conversaciones con nuestros jugadores. Podría hablar de otros países y algunos jugadores que ya se han negado a jugar con el nuevo formato, lo que debemos recordarles es que aquí todos somos responsables de esta nueva Copa Davis: si la Copa Davis cae, caemos todos. Jugamos en el mismo barco. Por ejemplo, a los australianos les encanta la Copa Davis, les apasiona y eso es fantástico, pero si no la apoyan, esto no va a funcionar”, subraya.

Sobre su equipo, el banquillo será tan largo como las opciones. “Será importante traer jugadores que jueguen solo individuales y otros que jueguen solo dobles. Equipos como Rusia, que solo tienen uno o dos jugadores y confían en ellos tanto para el individual como para el dobles, podrían entrar en un pequeño conflicto en caso de llegar a esas estancias finales, los jugadores podrían llegar bastante cansados. En nuestro equipo tenemos la suerte de contar con jugadores como Jack Sock, que podría jugar los dobles y dejar un hueco en el singles”, declara el capitán.

Italia y Canadá serán los rivales que tendrán que medirse con Estados Unidos en la fase de grupos, dos potencias que generan el mayor de los respetos a Mardy. “Canadá tiene una combinación correcta entre experiencia y juventud, cuenta con Denis y Felix que estarán allí por mucho tiempo, además de Milos, que les dará todo el apoyo que necesiten. De igual manera, Italia tiene un núcleo establecido como jugadores como Fognini o Seppi, que serán complementados por Berrettini o Cecchinato, a quien conozco muy bien porque fue mi rival en mi último partido en el US Open. Tengo mucha confianza en nuestras posibilidades en este grupo, contamos con tres de los mejores jugadores del top60 y que aun tienen 21 años: Fritz, Opelka y Tiafoe. Ellos serán el núcleo de nuestro equipo en los próximos años y también recibirán la ayuda de veteranos más experimentados como Isner o Querrey”, concluye.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes