Khachanov y el precio de jugar al tenis

El tenista ruso se abre en una entrevista en la que analiza los verdaderos costes de ser tenista profesional, habla sobre el Big-3 y el tenis en Rusia

Khachanov y el precio de jugar al tenis. Fuente: Getty
Khachanov y el precio de jugar al tenis. Fuente: Getty

El mundo del tenis conoce de sobra a Karen Khachanov. Ganador de Masters 1000 y flamante miembro del top-8, su persona se va poco a poco haciendo hueco en los corazones de sus compatriotas, que ven cómo él y Medvedev conforman una excelente hornada tenística tras las huellas de Safin, Davydenko o Youzhny. Sin embargo, tras un gran presente se esconden inicios complicados, donde tu carrera a veces pende de un hilo y la aparición de padrinos o sponsors se torna fundamental.

En una entrevista para el portal ruso RBC, Khachanov se abre de par en par y analiza todo lo relacionado con el aspecto monetario en el tenis, con especial atención a cómo relanzó su carrera gracias a la ayuda de su tío.

“Uno empieza a tomar conciencia de dónde estás cuando empiezas a ganar dinero. Yo quise ser profesional a partir de los 12-13 años. Le dije a mis padres que amaba al tenis, que quería conectar mi vida con el deporte. Luego, el entender que podía convertirse en mi trabajo se dio a los 17 años, cuando empecé a ganar partidos en Moscú y San Petersburgo. Una cosa es imaginar hacerlo, y otra muy diferente tener éxito”.

“Mi tío (Alexander Zayonts) me dijo: “Entra en el top-3 de Rusia y empezaré a patrocinarte”. Entré en el top-3 a los 14 años, así que estuvimos de acuerdo. También acordamos que cuando tuviese suficiente dinero, si llegaba ese momento, yo mismo le devolvería el dinero que se gastó en mí. Cuando llegué al punto de poder autoabastecerme, en 2016, ya tuve el deseo de devolvérselo todo”.

Es entonces cuando Karen empieza a desglosar, uno por uno, los gastos de los que se hace cargo un tenista profesional y cómo estos aumentan conforme lo hace su posición en el ranking: “Cuando estaba en el top-150, alrededor de 2015, gasté alrededor de 200K en mi equipo. A partir de 2016 tuve la posibilidad de dar algunas clases extra con un preparador físico; ahora mi entrenador, mi preparador físico y mi fisio viajan conmigo. Así pues, el gasto anual ha aumentado a los 400-500K, incluyendo sueldos, viajes y gastos de hotel. Todo esto lo pagas tú mismo”.

“Además, me gustaría explicar a la gente que lo que se ve en la página de la ATP (en su caso, alrededor de 6,5 millones de euros en prize money ganados a lo largo de su carrera) no es el dinero que recibimos. En muchos países europeos hay grandes impuestos, al igual que en USA. En la página de la ATP, escriben la cifra sin tener en cuenta los impuestos. No sé por qué lo hacen así. Con los impuestos, puedes descontar con seguridad un 40% de mis ganancias. Súmale lo que gastas en tu equipo y obtienes una cifra totalmente diferente. No me quejo para nada, pero me gustaría que la gente pueda entenderlo”.

Hoy día, la ingente cantidad de dinero que algunos deportistas reciben se aprovecha para entrar en el mundo de los negocios. Algunos deciden crear sus propias marcas personales; para Karen, sin embargo, no entra en sus planes, decidiéndose más bien por cuidar el fundamental papel que juegan las redes sociales: “Honestamente puedo decir que no estoy invirtiendo en nada, solo en mi equipo, mi familia y mi vida. Una gran parte de mi dinero se utiliza para mantener a mi equipo. Mi agente y yo controlamos todo el tema de las redes sociales, de hecho algunos posts los escribo yo mismo. Crear, en ese sentido, una marca personal es muy importante. A través de las redes sociales tratas de dibujar un retrato, una personalidad de ti mismo. La gente juzga mucho a través de Instagram. A veces no entienden dónde hay una broma o no, te escriben comentarios incomprensibles… se lo toman muy en serio, demasiado. Pero ahora estamos trabajando en una marca personal, precisamente para crear esa propia imagen".

Karen Khachanov. Fuente: Vladislav Shatilo / RBC

Fuente: Vladislav Shatilo / RBC

Como decíamos antes, el propio Khachanov es consciente de la repercusión que sus éxitos dan a su país. Sin embargo, parece que el interés por el tenis en Rusia ha decaído a la par que sus dos torneos (Moscú y San Petersburgo) se han estabilizado en el escalafón más bajo del circuito: “Hay que entender que Rusia es un país muy grande donde a la gente le gustan muchos deportes diferentes. No solo el fútbol, los deportes de invierno son muy populares: hockey, biatlón, esquí, patinaje artístico… y el tenis es un deporte aristocrático, caro. Los padres tienen que tener mucho dinero o tener un buen sponsor. Hay veces que la gente simplemente no tiene la oportunidad de venir a un torneo. Muchos se fijan en el nombre: cuando Sharapova vino a Moscú hace varios años, se vendieron todos los tickets. Pero los grandes nombres no vienen a Rusia porque un 250 no es tan importante para ellos".

Por supuesto, el ruso no pierde la oportunidad de hablar sobre sus coetáneos, aquellos con los que comparte semanas de circuito y con los que ha desarrollado amistad. Uno de ellos es el número 1 del mundo, Novak Djokovic: “Conocí a Novak en 2016. Entrenamos juntos un par de veces. Es alguien abierto, muy agradable. Todo el rato me está ‘picando’ diciendo que soy “El profesor”, “El académico del tenis”. Así que le digo: “¿Qué tonterías dices? ¿Qué eres tú entonces?”. No puedo acordarme de todas las bromas, pero sí sé que a él le gusta mucho bromear y elogiarme".

“Si pudiese aprender algo de cada miembro del Big-3, de Federer escogería la derecha y el saque. Tiene la mejor derecha del circuito. De Nadal, la mentalidad, la cabeza, el no rendirse nunca. Es una máquina; con jugar un poco peor que él, pierdes 6-0. De Djokovic escogería su plasticidad, su revés y cómo se mueve en la pista”.

Para finalizar, ¿cuáles son los objetivos de Khachanov de aquí a final de temporada?: “Estaría muy bien poder asegurar mi plaza en el top-10, teniendo en cuenta que no empecé la temporada bien. El año pasado mi objetivo era acabar en el top-20, y acabé 11º. Si puedes acabar con un objetivo mejor del que te propusiste, entonces aún mejor, pero no puedes dar nada por hecho porque todo puede cambiar en un torneo".

"Me encantaría poder cumplir mis objetivos mientras el Big-3 siga jugando, incluido el de ser número 1. Estoy feliz de jugar contra ellos en varios torneos, de haber ganado a Djokovic en París. Sí, son ellos los que ganan los Grand Slams, pero si te fijas, Zverev, Tsitsipas, Medvedev… ya han aparecido. Estos jugadores son los que ya están en el top-10 con el resto de las leyendas. Estamos a buen nivel y no creo que estemos tan lejos de ellos, pero no nos podemos relajar ni un momento”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter