Claves tácticas y momentos cumbre del triunfo de Djokovic sobre Federer en Wimbledon 2019

Analizamos en profundidad todos los matices que han podido decantar la balanza del lado del serbio en un encuentro apoteósico.

Novak Djokovic, claves de su triunfo sobre Roger Federer. Foto: gettyimages
Novak Djokovic, claves de su triunfo sobre Roger Federer. Foto: gettyimages

Resulta muy complicado encontrar el sosiego necesario para hacer un balance exhaustivo de lo que hemos visto esta tarde en la Pista Central del All England Lawn Tennis Club. Más de cinco horas de intensa batalla repleta de pequeños detalles, ajustes tácticos, coraje y un tremendo instinto competitivo por parte de ambos. Novak Djokovic salió campeón de Wimbledon 2019 en uno de esos duelos contra Roger Federer que se recordarán toda la historia y que engrandecen este deporte. Estas son las claves y momentos determinantes que pudieron haber cambiado el rumbo del encuentro.

-Solvencia de Djokovic en los momentos importante. Seguridad, firmeza, confianza. Son valores que transmite el serbio con su juego, siendo capaz de desplazar al rival y ganar terreno sin necesidad de asumir excesivo riesgo. La ausencia de un golpe débil en su tenis unido a una capacidad mental que se aproxima a lo inhumano, hicieron que cuando la tensión se disparaba en el ambiente, Djokovic encontrara el sosiego necesario para no cometer errores, sin que ello supusiera jugar pasivo. Lo hizo en los tres tiebreaks y también cuando tuvo que afrontar dos bolas de partido en contra.

-Revés paralelo y capacidad de respuesta a golpes cortos de Roger. Las trampas que fue poniendo el suizo con su revés cortado podrían haber sacado del partido a cualquiera. Sin embargo, Novak asumió con entereza la necesidad de no precipitarse en la búsqueda de ganadores cuando se veía fuera de su zona de confort, de jugar profundo y no cargar el juego únicamente sobre el revés de su rival y, sobre todo, de no precipitarse a la hora de ganar los puntos. Federer pretendió que el serbio entrara en la pista para después de desbordarlo, y parecía cómodo pensando en forzarle que subiera a la red. Sin embargo, su porcentaje de puntos ganados ahí fue positivo (24/38, es decir, 63%). Fueron muchas las ocasiones en que Roger abría ángulos con su revés, pero Djokovic encontró multitud de ganadores tirando paralelo.

-Falta de consistencia en el revés de Federer. Por ahí llegaron la mayoría de los errores. Si bien es cierto que durante el partido le funcionó bien la alternancia de cortados con tiros liftados y planos cuando estaba bien apoyado, en los puntos que decidieron el partido se le vio carente de la confianza necesaria para asumir riesgos y cometió excesivos errores. Le faltó algo de paciencia al suizo, que obnubilado con la necesidad de ser agresivo, se desequilibró con el cuerpo en algunos golpeos determinantes.

Poco más se puede decir. Federer no lo hizo mal en ningún sentido; de hecho, acabar el partido con 94 golpes ganadores y 62 errores no forzados, habiendo ganado 14 puntos más que su rival, atestiguan que no tiene nada que reprocharse en lo táctico. Lo que podría ser muy difícil es borrar de su mente las oportunidades perdidas, aunque en un partido como éste no podemos obviar que todos tuvieron sus opciones. Tanto es así, que Djokovic llegó a liderar 4-2 en el quinto set y 30-0, en lo que puede denominarse como una clara oportunidad perdida para cerrar el partido, de la que todos nos acordaríamos si hubiera terminado perdiendo. Estos fueron los momentos determinantes.

-Tiebreak del primer set. Roger había desplegado un gran tenis y llegó a situarse con 5-3 y un saque. Todo parecía en su mano, con la importancia que supone para él tomar ventaja en el marcador. Sin embargo, encadenó cuatro errores infantiles que le hicieron comenzar a remolque.

-Bolas de rotura en primer y tercer set. Antes de llegar a sendas muertes súbitas, el helvético dispuso de una oportunidad de romper el saque de su rival en cada manga. La primera de ellas la perdió tirando un drive cómodo fuera, habiendo elegido mal la dirección ya que tenía todo el lado opuesto de la pista libre. En el tercer parcial bordó la perfección por momentos, pero no supo aprovecharlo para poner tierra de por medio.

-Dieciseisavo juego del quinto set. Imposible retrotraerse a ese momento. Ya se podía masticar la hazaña del suizo cuando en el marcador campeaba un 8-7 40-15 a su favor. Un error sin asumir riesgos y una subida a la red precipitada por el ansia de cerrar el partido, supusieron ver cómo el triunfo se le escapaba de las manos al helvético. No pudo conectar buenos servicios en ese momento y desperdició la gran oportunidad de ganar.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter