Halep anula la tortura china

Victoria muy trabajada de la rumana ante una Shuai Zhang que llegó a dominar 4-1 el primer set. Cinco años después, Simona vuelve a semifinales de Wimbledon.

Simona Halep, a semifinales. Fuente: Getty
Simona Halep, a semifinales. Fuente: Getty

Wimbledon volverá a contar con Simona Halep en la penúltima ronda del cuadro individual femenino. La rumana, que pisó por primera vez las semifinales en 2014, estará el viernes entre las cuatro mejores del torneo gracias a un triunfo más que trabajado ante Shuai Zhang (7-6, 6-1). No fue nada sencillo deshacerse de la jugadora china, una de las más incómodas del circuito en este tipo de condiciones, pero una remontada heroica en la primera manga terminó dándole alas para rematar la faena en el segundo set. En dos días se medirá a Svitolina o Muchova por un lugar en la gran final.

Después de ver tanta sorpresas a lo largo de la semana, no nos hubiera extrañado ver una más. Lo pensamos muchos cuando, apenas unos juegos de comenzar el encuentro, Zhang dominaba 4-1 en el marcador. Jugando bien, siendo agresiva, buscando los puntos, no guardándose nada en la mochila, en definitiva, siendo mejor. Hasta cuatro pelotas tuvo Shuai de colocarse con 5-1 y servicio a su favor, una rampa de lanzamiento tan alta que prácticamente le daba medio billete a semifinales, pero enfrente se encontró a una leona que supo gestionar de manera impecable todos sus fantasmas.

Salvando esas cuatro pelotas de quiebre, Simona se daba un pequeño paso en el marcador dibujando el 4-2. Todavía seguía a años luz de su rival, pero al menos no le había regalado más ventaja. Entonces el partido empezó a cambiar, la de Constanta despejó sus dudas, salió de esa tierra media que nada bueno le ofrecía y comenzó a tirar más. Incluso sacaba el puñito, mirando a su entrenador y transmitiéndole algo así como: Ya estoy aquí. La ex número 1 del mundo acaba de aterrizar en la Pista 1 del All England Club y estaba dispuesta a luchar por un set que ya parecía perdido. Remando, rompiendo y llegando al tiebreak, la rumana igualó las condiciones de ambas contendientes, por lo por fin podía pegarle más relajada a la bola. Y cuando Simona juega sin presión, ya sabemos lo que pasa.

Ganar esa primera manga, además de esa manera, remontando un posible 1-5, supuso una losa para Zhang que yo podría volver a quitarse. Había hecho un tenis espectacular, había tenido a su oponente contra las cuerdas, estaba en cuartos de final de Wimbledon sin nada que defender ni demostrar, pero pecó de novata, de miedo escénico, de no querer perder un partido que le hubiera llevado a romper su techo como tenista profesional. Dicen que en este deporte (casi) siempre ganan los mejores, pues hoy la mejor fue Simona. En la hierba, superficie que no siempre le trajo alegrías, la de Constanta repetirá presencia en semifinales cinco años después. Parece que alguien tiene todavía mucho que decir en Londres.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter