Bautista: "Mi ambición por ser mejor cada día es lo que me ha traído hasta aquí"

El español accede por segunda vez en su carrera a cuartos de final de un Grand Slam y tiene ante sí una gran oportunidad para progresar.

Roberto Bautista, oportunidad de triunfar en Wimbledon 2019. Foto: gettyimages
Roberto Bautista, oportunidad de triunfar en Wimbledon 2019. Foto: gettyimages

Rompiendo fronteras, explorando límites y demostrando al mundo que tiene una bala en la recámara en forma de salto cualitativo. Roberto Bautista es un trabajador nato, un hombre forjado a sí mismo que encarna a la perfección la modestia, el sacrificio y la inexorable mejora sin excesivas alharacas. Construir un edificio notable requiere de grandes cimientos, y a eso se ha dedicado el español desde hace años. Obsesionado con dar pasos adelante de manera firme y asegurar sus posiciones, el castellonense se ha convertido en uno de los tenistas más fiables ante rivales peores que él y ya ha tenido escaramuzas triunfadoras con nombres ilustres como Murray o Djokovic. Que todo paso adelante no implique dos hacia atrás; esa es la máxima del flamante cuartofinalista de Wimbledon 2019, en lo que será su segunda aparición en la antepenúltima ronda de un Grand Slam, después de la que firmó en Melbourne este mismo año.

Eterno octavofinalista en torneos de esta envergadura, Roberto supo detectar que a los 30 años se puede seguir mejorando. Sus características innatas que le llevaron a la élite, como son la solidez de fondo de pista, tiros planos y profundos y una gran gestión de las emociones, han sido complementadas con una mejora continua en todos los ámbitos de la pista. Roberto es un titán a nivel físico, defiende con brillantez y es consciente de que el éxito pasa por ser agresivo. Roberto volea, Roberto tiene mano, Roberto tiene variedad en el saque, Roberto tiene coraje. La ecuación es clara: ¿Hay algo que no tenga Roberto? Seguramente sí, pero lo que parece evidente es que si existe algo alcanzable con el trabajo, el español acabará teniéndolo.


"Me siento muy bien, con mucha confianza. El año pasado fue muy duro ver el torneo por televisión. La verdad es que siento que estoy jugando a un nivel muy alto, considero que el calor hace que la pista esté más lente y eso me beneficia. Tengo muchas ganas de seguir disfrutando", reflexiona un hombre que perdió a su madre el pasado año justo antes de Roland Garros y pasó por momentos difíciles que no se plasmaron en forma de malos resultados. Ni siquiera una inoportuna lesión en Halle, hizo que perdier mucho ritmo en el tramo final de temporada. "No quiero despistarme. Necesito seguir igual de concentrado, con las mismas rutinas e ir partido a partido. Lo que me ha hecho llegar hasta aquí es querer ser mejor jugador cada día", declaró tras imponerse a Benoit Paire con facilidad.

La oportunidad que tiene ante sí para seguir dando saltos cualitativos en su carrera es evidente; se enfrentará en cuartos de final a Guido Pella, un tenista que llega repleto de confianza y en un gran estado de forma, pero que no parece un rival imposible para un Bautista que se ha ganado a pulso la condición de favorito para alcanzar las semifinales". Se ha asegurado retornar al top-20 y que en caso de ganar en cuartos de final podría volver a la mejor posición que ha degustado nunca: 13 del mundo. El momento de la verdad ha llegado. La fatiga le privó de dar lo mejor de sí ante Tsitsipas en Australia, pero este partido podría elevar su carrera a un estatus superior y hacer que recoja el premio a todo lo sembrado. Roberto Bautista aspira a todo en Wimbledon 2019.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter