Judy Murray: "El tenis femenino necesita estrellas carismáticas"

La madre de los Murray hace un alegato sobre la necesidad de dar continuidad a la difusión del tenis femenino conseguido con estrellas.

Juddy Murray habla del tenis femenino. Foto: zimbio
Juddy Murray habla del tenis femenino. Foto: zimbio

El empoderamiento de la mujer a través del deporte lleva años encontrando en el tenis su mejor aliado. No hay practicamente ninguna disciplina en la que las mujeres reciban una atención mediática tan alta como en el deporte rey de la raqueta; comparten escenario y protagonismo con los hombres en los grandes torneos, tienen los mismos premios en metálico y son percibidas como grandes estrellas y líderes de opinión por parte de aficionados y periodistas. Un proceso labrado a lo largo de la historia merced a la batalla de muchas pioneras como Billie-Jean King y que prolongaron en el tiempo nombres ilustres como Martina Navratilova, Chris Evert o Steffi Graf. Repasando la historia del tenis femenino, nos percatamos de la existencia siempre de una figura carismática, de una mujer capaz de trasladar su influencia mundial más allá de las pistas de tenis y elevar este deporte a un estatus superior, tanto en calidad como en repercusión social.

Las hermanas Williams tomaron el testigo al final del siglo XX y han coexistido con una Maria Sharapova empeñada en desalojarlas de la élite. Fue una apasionante batalla, un duelo de estilos, de personalidades contrapuestas en la que Serena fue la clara dominadora. Son varias las que se han filtrado en ese imperio y han conseguido títulos de Grand Slam, pero ninguna ha podido aproximarse a lo que significan las estadounidenses y la rusa para el deporte. Tanto es así, que actualmente las mujeres en activo ganadoras de Grand Slam suman 48 títulos, de los cuales 35 son los conseguidos por Serena (23), Venus (7) y Maria (5), Ahora, aproximándonos al ocaso de sus respectivas carreras, el tenis femenino necesita encontrar una nueva figura representativa. Naomi Osaka ha amagado con convertirse en un fenómeno de masas mientras que la eclosión precoz de Cori Gauff ya hace soñar a muchos con el inicio de una nueva era apasionante.

"Necesitamos una tenista que sea embajadora de nuestro deporte y de las mujeres por todo el mundo. Alguien capaz de involucrar a mucha más gente en el tenis femenino, de despertar el interés de otros por este deporte y hacer que las niñas puedan identificarse con ella, no solo por su juego, sino también por su personalidad", reflexionaba una Judy Murray que desempeña una labor encomiable como Embajadora de la WTA. "El tenis femenino ha sido muy afortunado en los últimos 20 años porque hemos encontrado superestrellas mundiales del deporte que han sabido crearse un perfil propio, que han tenido una gran personalidad y se han erigido en focos de atención mediática para muchos sectores de la población, incluso ajena al tenis", comentaba en Metro la británica.

La madre de los hermanos Murray hace un alegato en favor de que las nuevas estrellas busquen generarse una identidad propia que vaya más allá del deporte. "Las mujeres tenemos que superar muchas adversidades por lo que necesitamos un referente que sea algo más que una buena tenista. Necesitamos una estrella dispuesta a devolver al tenis todo lo que éste le ha dado a ella. Vamos a echar mucho de menos a Serena, Venus y María. Si queremos que nuestro deporte siga siendo tan importante, es preciso encontrar ese perfil", argumentaba con pasión una Judy Murray siempre involucrada en el desarrollo de su amado deporte. Interesantes reflexiones las ofrecidos por la británica.

Comentarios recientes