El hijo de Borg debuta en Wimbledon 46 años después de que lo hiciera su padre

Con una presencia casi idéntica a la de su padre, Leo Borg debutó en Wimbledon en la previa. "No he visto mucho de mi padre, busco mi propio estilo".

No pudo ser para el hijo de Bjorn Borg que cayó en la previa del junior de Wimbledon. Foto: Wimbledon
No pudo ser para el hijo de Bjorn Borg que cayó en la previa del junior de Wimbledon. Foto: Wimbledon

El día llegó. El día en el que el hijo de Bjorn Borg ha seguido los pasos de su padre y ha hecho su debut en Wimbledon. Y lo ha hecho 46 años después de que Bjorn lo hiciera allá por 1973 con tan solo 17 años. Con 16, Leo Borg apareció en la hierba londinense con una impronta tremendamente parecida a la de su progenitor, una de las grandes leyendas del tenis. Sin embargo, el camino que tiene por delante es enormemente largo. La sombra de su padre se antoja desmesuradamente larga, veremos si no le pesa decisivamente.

Leo Borg, 356 del mundo en categoría junior, hizo su debut en Wimbledon en la jornada del jueves, perpetuando así el legado Borg. Sin embargo, el hijo del gran jugador sueco que levantara el título en la Catedral hasta en cinco ocasiones no pudo ganar en su primer partido de la fase previa de la prueba junior, cayendo ante el francés Loris Pourroy por 6-1 y 6-4. Al menos el debut ya está hecho, nada más y nada menos que 46 años después de que su padre se estrenara, en este caso, en el cuadro final del torneo londinense.

Físicamente muy parecido a su padre, sin cinta en el pelo y con gorra, pero con el característico pelo rubio largo y ese revés a dos manos que fue pionero y revolucionario allá a principios de los 70, Leo Borg dio sus primeros pasos por la hierba de Wimbledon y habló sobre lo que supone para él empezar a seguir los pasos de su padre, toda una leyenda y un icono del tenis mundial.

"Estaba esperando con muchas ganas jugar. Este año es mi primero en el que juego sobre hierba y verdaderamente me ha gustado", ha comentado Leo Borg para Tennis.com. "Es diferente, sé que me llevará tiempo acostumbrarme pero creo que puedo jugar bien en todas las superficies", ha admitido el joven escandinavo que en este Wimbledon hacía su primera aparición en una prueba de Grand Slam, si bien en el cuadro junior.


Pocos hijos han seguido el paso de sus padres en el mundo del tenis y sobre todo, lo han hecho de manera exitosa. Leo tiene ante sí un camino larguísimo por recorrer. De momento, enrolado en la academia de Patrick Mouratoglou de Niza, el descendiente de Bjorn Borg va poco a poco metiendo la cabeza en el profesionalismo, aún eso sí una humilde promesa que da sus primeros pasos. Leo guarda muchas similitudes con su padre si bien no quiere imitarle y ser una copia suya del siglo XXI.

"Tengo el revés a dos manos como mi padre pero quiero buscar mi propio estilo. Hoy todos quieren pegarle mucho más fuerte a la bola. No he visto muchos partidos de mi padre", ha reconocido. "Ahora mismo busco disfrutar de los torneos e ir aprendiendo", ha asegurado Leo Borg, cuya agente Nina Wennerstrom, ha comentado acerca de sus fortalezas: "Es el tipo de jugador que se focaliza antes en la oportunidad de ganar que en el miedo a perder. Le encanta el tenis, competir en la pista. Tiene sus propios sueños y su propio camino para hacerlos realidad".

Comentarios recientes