Federer no pierde el tiempo

Triunfo sólido del suizo ante un Jay Clarke falto de experiencia en estos escenarios. En tercera ronda se medirá a un jugador francés: Pouille o Barrere.

Federer, directo a tercera ronda. Fuente: Getty
Federer, directo a tercera ronda. Fuente: Getty

Una victoria más de Roger Federer en hierba, y van ya 183 en su carrera. El suizo superó su examen de este jueves ante un Jay Clarke que solamente dio guerra en el segundo set (6-1, 7-6, 6-2), incapaz de generar más fuerza en sus golpes y, en consecuencia, de dominar al actual número 3 mundial en los intercambios. Fue uno de esos duelos donde el favorito solo necesita ser mejor en los puntos importante y no en todo el encuentro, aunque en este caso, el de Basilea fue superior en todos los aspectos a tener en cuenta. Con los pies ya en tercera ronda, Federer de momento solo sabe la nacionalidad de su próximo rival en Wimbledon: será un francés.

Era un partido muy similar al de primera ronda. Un rival novedoso, con falta de experiencia en Grand Slams pero con el peligro de no saber lo que te puedes encontrar. Harris ya había demostrado el día anterior que se le puede ganar un set al suizo en su jardín favorito, así que hoy el de Basilea salía ya con la cartilla leída. Aprovechó cada hueco que le dejó su oponente e hizo tanta sangre como pudo en el arranque, confirmando que hoy no quería perder un solo minuto en pista. El objetivo era ganar, aunque no fuera de la manera más brillante, evitando desgastar mucho la hierba. Fue agresivo, buscó los puntos, falló más de la cuenta, pero el 6-1 era ya una realidad.

Tras un primer set tan abismal en cuanto a marcador, no tanto en cuanto a tenis, el público pensó que su jugador se vendría abajo, incapaz de darle la vuelta a aquello. Se equivocaron. Clarke se relajó, jugó más tranquilo, y lo mejor de todo, puso nervioso a Federer. Llevó al suizo hasta el 4-4, situación en la que cualquier cosa puede pasar. Incluso amenazó en alguna ocasión con un 15-30 que hizo aparecer el fantasma del break. Finalmente se llegó al desempate, donde ya no valían medias tintas, y allí de nuevo salío el Federer de siempre, el que te muerde y no te suelta hasta que sacia su apetito.

Aquel segundo set terminó por desgastar la paciencia de un Clarke que en el último asalto solo estuvo de manera presencial. Roger se hizo grande en los momentos clave y eso tenía premio: un último baile tranquilo, con la musiquita bajita y al son de sus zapatillas. Seguimos sin ver al helvético extraordinario sobre pasto, pero los Grand Slam ten dan la opción de ir creciendo poco a poco, dándote la oportunidad de guardarte los mejores versos para la obra final. Federer, con 97 victorias ya en el AELTC, espera por Pouille o Barrere en tercera ronda.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter